domingo, 3 de enero de 2010

Diez Quintetos para Piano y Cuerdas: Parte I


La Trucha (Die Forelle)

En un claro arroyuelo,
Se precipita alegremente
La trucha juguetona,
Que pasa como una flecha.
Yo estaba en la orilla
Y en un dulce sosiego
Vi el baño del alegre pececito
En el claro arroyuelo.

Un pescador con su caña
Se colocó en la orilla,
Y miró a sangre fría,
Los serpenteos del pececillo.
Mientras el agua siga clara,
Y no se enturbie, pensé,
No podrá coger a la trucha
Con su anzuelo.

Finalmente el ladrón se cansó
de esperar. El pérfido, enturbió
Las aguas del arroyuelo
Y antes de que me diera cuenta,
La caña dio tal respingo
Que enganchó al pececillo.
Y yo, con la sangre alterada,
Miré a la presa engañada.

Texto de Christian Friedrich Daniel Schubart
Música de Franz Schubert



Se me ha dado por los quintetos y la música de cámara, es que la música de cámara es como más intima, aunque a veces nos encotramos con casos que en vez de un conjunto de cámara nos parece estár escuchando una orquesta en toda su potencia.

Los Quintetos para Piano y conjunto de Cuerdas es algo más común de encontrar entre los compositores, generalmente consisten en al conjunto de Cuarteto de Cuerdas ( Dos Violines, Viola y Cello) se agrega el Piano con toda su riqueza sonora. Me propongo ofrecerles en tres artículos, diez de estas magníficas obras, siguiendo una suerte de cronología que comienza con Shubert (1819) y termina con Shostakovich (1940), pasando por estilos clásicos, románticos, nacionalistas y contemporaneos.

I- Quinteto para Piano y Cuerdas en La Mayor D.667 (Op. 114)

"La Trucha"
de Franz Schubert


Franz Schubert, no la pasó bien, vivió pocos años y tanto económicamente como de salud siempre tuvo problemas, pero tuvo siempre amigos que lo ayudaron en todo sentido. Aunque era un ferviente admirador de Beethoven y muy humilde con su música, su obra alcanzó la inmortalidad, parándose ante la historia como uno de los más grandes compositores de la música clásica, sus melodías y armonías son únicas. Compuso para muchos géneros diferentes desde sonatas para piano hasta Operas (aunque no tubo mucha suerte con ellas), pero hubo un género donde sobresalió, el de las canciones (Lieders), si seguramente te emocionarás cada vez que en un casamiento se ejecuta su "Ave María" que no es otra cosa que un Lied.

En 1817 Franz Schubert escribió la canción "Die Forelle (La trucha)", que narra la historia de un pez poco feliz, que es engañado por un pescador determinado. La canción fue pronto un gran éxito, a pesar del hecho de que ninguna de las composiciones de Schubert habían sido publicadas, la música tenia que haber sido distribuida y copiada todo a mano.

En 1819, Schubert y un amigo pasaron sus vacaciones de verano en el pintoresco pueblo de Steyr, 90 kilómetros al norte de Viena. "En la casa donde me alojo", escribió en una carta de Schubert, "hay ocho niñas, casi todos bastante bonitas. Como puede ver, no voy a estar aburrido ..." Además de estos ocho niñas, Steyr fue también el hogar de un rico mecena musical Sylvester Paumgartner.  Paumgartner a menudo celebraba reuniones musicales en su casa grande, así que estaba familiarizado con la música de Schubert, incluso antes de que el compositor llegara allí para sus vacaciones.

Quería una pieza que pudiera tocar el mismo (Paumgartner era violoncellista) y sus amigos, Paumgartner solicitó a Schubert que compusiera una obra para ser desempeñada por un grupo de piano, violín, viola, violonchelo y contrabajo. Además, pidió que la pieza de incorporara "Die Forelle" de alguna manera. Alentado por el clima fresco del verano, el hermoso paisaje, y (quizás) las atenciones de los ocho muchachas, Schubert comenzó a escribir su obra maestra de la cámara.  Que completó a su regreso a Viena, y aunque no se publicó hasta después de su muerte, es sin duda indiscutiblemente una de las grandes piezas de cámara jamás escritas.

En este caso, Schubert utilizó la inusual combinación de violín, violoncello, contrabajo y piano. Curiosamente, el único otro quinteto que se conoce que haya utilizado este arreglo, fue escrito por Hummel veinte años después; los estudiosos e investigadores todavía especulan acerca de si las obras surgieron de forma independiente o si Schubert pudiera haber visto la partitura en la biblioteca de Paugmartner. Como Paugmartner era un violonchelista aficionado, Paul Meyer sugiere que Schubert agregó un contrabajo para relevarlo a su anfitrión de la tarea normal del violoncello de fijar la línea del bajo para participar así en las melodías con las que abunda la obra.

El tema "La Trucha" es incluido como tema y variaciones en el cuarto movimiento de la obra amenizada por un ritmo punteado y un cambio del Re bemol por el Re mayor. Como lo señala Myers, Mozart o Beethoven hubieran derivado su estructura a partir de transformaciones tanto temáticas como armónicas, pero para Schubert la melodía es primordial, de manera que sus variaciones consisten en pasar la melodía por todos los instrumentos, como si se deleitara en examinarla desde todos los ángulos. Para burlarse de su patrono, Schubert oculta hasta el mismísimo final la maravillosa figura pianística de la canción original.

Si bien las variaciones de movimientos son la pieza central, el quinteto entero es encantador. Massimo Mila lo llama “un poema festivo” que refleja el deleite extático de Schubert con el campo abierto tras haber estado reprimido toda su vida en la ciudad; “en él se consagra la memoria de un encantador verano, de días libres de preocupaciones; la música está bañada por la luz del sol y el espíritu de la juventud… la amistad y la humanidad se entretejen dentro de la misma textura de la música”. De hecho, el resto del quinteto (con una cantidad inusual de movimientos, cinco en vez de cuatro) es fresco y seductor, rebosante de una melodía sencilla y cálida, modulaciones suaves, con una instrumentación que le da una combinación rica, caleidoscópica, de sonoridad envolvente.

01-Allegro Vivace
Este movimiento es clasicalmente Schubertiano. Al parecer el ha puesto un giro armónico extra o melódico que se burla y se deleita al mismo tiempo. El movimiento se basa también en torno a la relación entre dos estados de ánimo: un confianza y el otro de vacilación. Como vemos desde el principio con un marcado acorde en La luego seguido por un tema inseguro y vacilante. Tan inseguro que de hecho se desliza a la lejana tonalidad de Fa Mayor ¿Cómo pudo suceder eso?. Vamos a hacernos esta pregunta frecuentemente porque los giros armónicos "Schubertiano" ocurren a menudo hasta el final del movimiento.
Una de las cosas que utiliza Schubert con gran exito es el uso del timbre (sonido) de los distintos instrumentos.  Si es en los agudos, vértiginos trinos del piano o el retumbar de suspenso del contrabajo, las características del sonido parece que siempre coincide con el humor del momento. Un gran ejemplo es cuando la música vuelve a su segundo tema en la recapitulación: la melodía se reproduce exactamente en el centro de la gama más rica del violonchelo, que da a la música un sonido más completo,hacia el final del movimiento.

si no aparece la barra haz clic aquí

02-Andante:
Este es un bello movimiento. De principio a fin, este movimiento está lleno de larga, líricas, cantables melodías y un simple pero elegante acompañamiento armónico. Un gran ejemplo de melodías propias de Schubert es el cantado por la viola y el cello en el segundo tema. La cualidad distintiva del estilo melódico de Schubert es, cuando uno analiza, "triste pero tan reconfortante".

Una cosa que caracteriza a este movimiento es como es tan propensos a pasar a la tonalidad "equivocada", pero al hacerlo de manera tan transparente realmente no importa. En realidad, esta afirmación se aplica a todo el Quinteto, e incluso a toda la música de Schubert en general. El viaje armónico en todo el movimiento es un buen ejemplo de cómo funciona Schubert.

Después de comenzar en la tonalidad de Fa, termina la primera mitad del movimiento en Sol. Entonces tendría sentido perfecto comenzar la segunda mitad en mi bemol,y a continuación, copiar la estructura armónica del primer movimiento, lo que nos llevaría hasta el paso de mi bemol de nuevo a la tonalidad de inicio Fa, ¿no? Bueno, pero no es así con el ingenioso Schubert. Él decide reiniciar en la clave de La bemol ... que nos debe llevar a Si bemol, no a Fa. Pero Schubert realiza un pequeño truco, introduce una medida adicional de la modulación. Ahora, de repente, estamos en camino de llegar de vuelta al buscado Fa al final ... todo gracias a esta pequeña y poco casi imperceptible alteración.

si no aparece la barra haz clic aquí

03-Scherzo. Presto
Era costumbre (casi obligatorio) que los compositores insertaran un luminoso Scherzo-Trio en sus sinfonías y obras de cámara, así que Schubert creó esta pequeña joya que es el movimiento central del Quinteto. En cuanto a un esquema formal del movimiento, se ve como cualquier otro movimiento de este tipo, sin embargo, encontramos la marca de Schubert, en lugares en los que escribió como sólo él podía. El Trio es otra bella demostración del genio de Schubert, cuando la música se convierte en una secuencia de armonías flotantes.

si no aparece la barra haz clic aquí

04-Tema y Variaciones: Andantino "La Trucha"
Este movimiento basado en el Lied "Die Forelle" (La Trucha) es el que da nombre al quinteto. Nada más que un tema sencillo y variaciones del mismo, y sin embargo, este movimiento es uno de los más populares en todo el repertorio de música de cámara. Se inicia con el tema de principal declarado por las cuerdas solas. Una bella melodía feliz, ¿no? Esta es la melodía de "Die Forelle", con sólo algunas pequeñas modificaciones hechas a la misma.

Ahora, el piano hace su entrada en la primer variación, con una versión decorada de la melodía. Mientras tanto, las cuerdas tocan felizmente con un acompañamiento de tresillos jovial.

El violín decide ir un poco loco para la segunda variación , tresillos en cascada que corren de arriba y abajo por todo el lugar. Todo el mundo trata de mantener algo de cordura, ya que desempeñan una versión simple del tema de abajo. Parece que las cosas sólo podrían permanecer bajo control después de todo, pero ...

¡Uf! Ahora, el piano decide volverse loco en la tercera variación corriendo entre las notas aún más rápido. Mientras tanto, el tema ha emigrado hacia las cuerdas más graves, mientras que las cuerdas superiores desempeñan un cursi "oom-pa-pa-pa" la figura ... que esta locura nunca termina? .

"¡No!" dice Schubert. La Cuarta Variación va incluso más allá. Hasta este punto, la melodía había mantenido su forma general bastante intacta, pero ahora se ha transformado en un estallido de tormenta. La tonalidad también ha entrado en el modo menor, lo que hace que nos preguntemos si nuestra trucha pequeña está bien ... Pero espere! La tormenta de pronto se aleja y la música parece sólo calmarse un rato, cuando las cuerdas intercambian algunas interpretaciones románticas del tema.

Ahora, en la quinta variación aparece el violonchelo que fluye, y emocionalmente asume la melodía. Schubert aprovecha esta variación y la utiliza para establecer algún movimiento armónico inteligente (debemos esperar nada menos de este maestro de la armonía?).

Boom! Hemos llegado de nuevo en nuestra tonalidad de inicio de Re mayor! No solamente eso, nuestro tema original ha regresado, tan feliz y risueño como siempre. Ahora escuchamos un arroyo que atraviesa la parte de piano como la trucha se abre camino feliz por la corriente. Luego, el violín, el violonchelo y toman su turno para ser el arroyo que murmura, y obtener un final feliz. Si esto no te hace sonreír, no sé lo que lo hará!

si no aparece la barra haz clic aquí

05-Final: Allegro giusto
Por encima de todo, Schubert tenía un don para tres cosas: armonía, melodía, y de orquestación. Aquí, en este movimiento que utiliza los tres con gran efecto. En primer lugar la armonía, no puede haber error con el genio de Schubert aquí? A diferencia de muchos otros compositores, no era por lo general propenso a quedarse en una de las tonalidades ... como un niño inquieto, su armonía parece estar siempre cambiando de una manera que sólo puede ser descrito como "schubertiana".Este movimiento es una gran muestra de eso, la armonía se ha desarrollado tan bien en la exposición que Schubert ni siquiera siente la necesidad de incluir una sección de desarrollo.

Si es la melodía lo que desea, Schubert no deja de ofrecer aquí tampoco: desde el primer tema "al trote", al segundo tema "espiritual y romántico", en el tercer tema "con mucho movimiento como cascadas", aqui tenemos algunas increíbles y bellas melodías. Que seguramente se encontrará luego tarareando alguna de ellas. Como última nota, no debemos dejar de señalar la capacidad de Schubert en la orquestación, la disposición de voces múltiples. Consciente de que su grupo era un poco poco diferente al quinteto normal (había un violín menos, pero se agregaba el contrabajo) para piano, Schubert tomó gran ventaja de su registro extendido. Se puede escuchar esto durante el tercer tema: mientras que la melodía corretea entre el violín y violonchelo y el piano da una contramelodía agradable también, la viola y el contrabajo ofrecen un zumbido constante de la armonía. Schubert se las arregla para utilizar el grupo a su máximo potencial aquí.

si no aparece la barra haz clic aquí

Texto:
The Music Chamber by ThinkQuest '99
Traducción:
Google Traductor & eldalai

SOBRE LA VERSIÓN:
Piano: András Schiff

Ensamble de Cuerdas: Hagen Quartett
  • Violín: Lukas Hagen
  • Viola: Veronika Hagen
  • Cello: Clemens Hagen
  • Contrabajo: Alois Posch     
GRABACIÓN:
DECCA - Schubert: Trout Quintet / Schiff, Hagen Quartet, Posch
puedes conseguirlo en. ArkivMusic, Amazon

II - Quinteto para Piano y Cuarteto de Cuerdas
en Mi bemol Mayor Op. 44
de Robert Schumann

Robert Schumann nunca escribió nada mejor que su Quinteto para piano, una de las creaciones más perfectas de la música occidental. Schumann aplicó la combinación de Piano más un Cuarteto de Cuerdas ( 2 violines, viola y cello) lo que después fue aplicado por muchos compositores que incursionaron en el quinteto para piano.

1842 fue el año de la "Música de Cámara" de Schumann, después de un estudio intensivo de obras clásicas compuso tres cuartetos de cuerda, un cuarteto para piano y piezas para trío de piano. El Quinteto, fue terminado en Octubre de ese año, dedicado a su esposa Clara Wieck ( más conocida como Clara Schumann, excelente pianista y compositora) y también hecho para que ella ejecutara la parte del piano. Esta obra tiene mucha significancia para ellos pues dentro del trio del Scherzo, Robert incluye parte de un Romance que Clara había compuesto y dedicado a él. Hans Kohlhase ha sostenido convincentemente que el quinteto conmemora los dolorosos cuatro años y medio en los que el Padre de Clara prohibió a los dos casarse. 
Cuando se hizo si estreno en privado, 6 de Diciembre de 1842, Clara no se encontraba bien de salud y fue Felix Mendelsohn quien leyó a primera vista la parte del piano (está de más decir que era un pianista prodigioso ) quedando admirado por la obra. Un mes después, 8 de Enero de 1843, se hizo la presentación en público esta vez si ejecutado por Clara. Esta obra dio un gran reconocimiento a Schumann como compositor y  hoy en día se ha convertido en una obra básica en los recitales de música de cámara en todo el mundo. La obra fue publicada en Septiembre de 1843.

01-Alegro Brillante
El movimiento comienza con entusiasmo, con un fuerte acorde de todos los instrumentos. El resto del movimiento comparte este carácter entusiasta pero por momentos se disuelve felizmente en un lirismo suave. Y los temas fuertes se vuelve mas líricos en el expansivo segundo tema, que es dirigido por el cello y compartido por la viola.


si no aparece la barra haz clic aquí

02-In modo d'una marcia. Un poco largamente.
Personalmente lo considero el movimiento más interesante de la obra. Una marcha lenta, casi como fúnebre, iluminada por el sonido del piano, luego un hermoso tema lírico en Do Mayor el piano acompañando y el violín y el cello elevando la melodía, mostrando un bello y dulce pasaje, luego retornamos a la marcha, como quien de un sueño vuelve a la realidad, la música se vuelve más triste para luego estallar furiosa, parte que lleva adelante el piano, con algunas intervenciones de las cuerdas, luego vuelve la marcha pero acelerada, la furia todavía no ha desaparecido pero desemboca en el dulce y lírico tema elevándonos y calmando la emoción del movimiento casi como un dulce lamento y volvemos a descender en la marcha hasta apagarse la música en un pequeño acorde de luz

si no aparece la barra haz clic aquí

03-Scherzo: Molto Vivace
El tercer movimiento es casi un ejercicio de como darle vida a la escala mayor. Cuando el conjunto no está ocupado en subir o bajar a la carrera por la escala es que se encuentra atrapado en uno de los dos trios que tiene el movimiento. El primer trio es una diversión agradable y relajada en Sol bemol Mayor; el segundo es de caracter opuesto está en modo menor y nos hace acordar a una danza húngara gitana.

si no aparece la barra haz clic aquí

04-Allegro ma non troppo
El cuarto movimiento, se caracteriza por su tema persistente, que hace las entradas a través del movimiento. Y suele entrar en la tonalidad "equivocada", añadiendo un toque de variedad. El movimiento termina en una fuga hábilmente escrita, en donde vuelve el tema principal del primer movimiento. La repetición del tema del primer movimiento da un sentido de unidad a toda la obra.

si no aparece la barra haz clic aquí

Texto:
The Music Chamber by ThinkQuest '99
Traducción:
Google Traductor & eldalai

SOBRE LA VERSIÓN:
Piano: Sviatolav Richter


Ensamble de Cuerdas: Borodin Quartet

    GRABACIÓN:
    TELDEC - Schubert: String Quartet No. 14 "Death and the Maiden" & Schumann: Piano Quintet, Op. 44
    puedes conseguirlo en Amazon

    eldalai - se agradecen comentarios

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada