martes, 15 de septiembre de 2009

Camille Saint-Saëns: VII. Sansón y Dalila - ACTO II

...Después de esto sucedió que se enamoró de una mujer del valle de Sorec, que se llamaba Dalila.  Y los príncipes de los filisteos fueron a ella y le dijeron: Persuádelo, y ve dónde está su gran fuerza, y cómo podríamos dominarlo para atarlo y castigarlo. Entonces cada uno de nosotros te dará mil cien piezas de plata. Dijo, pues, Dalila a Sansón: Te ruego que me declares dónde está tu gran fuerza y cómo se te puede atar para castigarte.  Y Sansón le dijo: Si me atan con siete cuerdas frescas que no se hayan secado, me debilitaré y seré como cualquier otro hombre. Los príncipes de los filisteos le llevaron siete cuerdas frescas que no se habían secado, y Dalila lo ató con ellas. 9 Y tenía ella hombres al acecho en un aposento interior. Entonces le dijo: ¡Sansón, los filisteos se te echan encima! Pero él rompió las cuerdas como se rompe un hilo de estopa cuando toca el fuego. Y no se descubrió el secreto de su fuerza.
Entonces Dalila dijo a Sansón: Mira, me has engañado y me has dicho mentiras; ahora pues, te ruego que me declares cómo se te puede atar. Y él le respondió: Si me atan fuertemente con sogas nuevas que no se hayan usado, me debilitaré y seré como cualquier otro hombre. Dalila tomó sogas nuevas, lo ató con ellas, y le dijo: ¡Sansón, los filisteos se te echan encima! Pues los hombres estaban al acecho en el aposento interior. Pero él rompió las sogas de sus brazos como un hilo.
Entonces Dalila dijo a Sansón: Hasta ahora me has engañado y me has dicho mentiras; declárame, ¿cómo se te puede atar? Y él le dijo: Si tejes siete trenzas de mi cabellera con la tela y la aseguras con una clavija, entonces me debilitaré y seré como cualquier otro hombre. Y mientras él dormía Dalila tomó las siete trenzas de su cabellera y las tejió con la tela, y la aseguró con la clavija, y le dijo: ¡Sansón, los filisteos se te echan encima! Pero él despertó de su sueño y arrancó la clavija del telar y la tela....

Libro de los Jueces. Cap. 16 Ver. 4 - 14
ACTO II - VENGANZA Y TRAICIÓN DE DALILA



Este grabado de Andrea Mantegna hecho en 1495 muestra el momento de la traición de Dalila cuando ella corta los cabellos de Sansón, curiosamente esta escena no se ve en la Opera, tal vez porque no se querrían mostrar tanto los hechos sino el drama psicológico de los personajes el despecho de Dalila pues tenía como rival de su amor a un Dios, y Sansón dubitativo entre la pasión amorosa y el deber ante su Dios.
También encontramos en este acto en un Aria que por momentos se convierte en un duo, que considero personalmente  como una de las mas bellas escritas la famosa "Mon cœur s'ouvre à ta voix".
En este acto aparecen dos personajes más el Sumo Sacerdote  filisteo que vuelve a pedir a Dalila que descubra el secreto de Sansón, y el otro es Dios que a través de la orquesta  participa como una tormenta que se desata en el medio de la acción de los personajes que podemos percibir desde el preludio inicial del acto, como por las escalas cromáticas de las cuerdas y vientos, que son los relámpagos y los timbales representando los truenos.
Escena 1: Preludio - La Decisión de Dalila.
Valle de Sorek en Palestina. A la izquierda, la casa de Dalila, rodeada lujosamente de plantas asiáticas y de lianas. Al subir el telón, la noche comienza y se hace mas y más oscura gradualmente, hasta reinar completamente al final del acto. Ella está vestida del mismo modo que en el acto anterior. Dalila se encuentra sentada en una roca cercana al pórtico de la casa, pensativa.


si no te aparece la barra puedes hacer clic aquí

DALILA
DALILA
Samson, recherchant ma présence,
Ce soir doit venir en ces lieux,
Voici l'heure de la vengeance
Qui doit satisfaire nos dieux!
Amour! viens aider ma faiblesse!
Verse le poison dans son sein!
Fais que, vaincu par mon adresse,
Samson soit enchaîné demain!
Il voudrait en vain de son âme
Pouvoir me chasser, me bannir!
Pourrait-il éteindre la flamme
Qu'alimente le souvenir?
Il est à moi, c'est mon esclave!
Mes frères craignent son courroux;
Moi seule, entre tous, je le brave
Et le retiens à mes genoux!
Amour! viens aider ma faiblesse! Etc.
Contre l'amour sa force est vaine;
Et lui, le fort parmi les forts,
Lui qui d'un peuple rompt la chaîne
Succombera sous mes efforts!
Sansón, buscando mi presencia,
se comprometió a venir aquí.
¡Ha llegado la hora de la venganza
que deberá satisfacer a los dioses!
¡Amor, ven, ayúdame en mi debilidad!
¡Que su pecho se colme de veneno!
¡Has que, vencido por mis encantos,
Sansón esté encadenado mañana!
¡En vano querrá arrojarme de su alma,
querrá proscribirme!
¿Podrá extinguir él la llama,
que sustenta el recuerdo?
¡Es mío! ¡Es mi esclavo!
Mis hermanos temen a su ira;
¡yo, sola entre todos, lo desafié y
lo tuve de rodillas ante mí!
¡Amor, ven, ayúdame en mi debilidad!
Contra el amor su fuerza es inútil;
y él, el más fuerte entre los fuertes,
él, que libró a su pueblo del yugo,
¡sucumbirá ante mi magia!

Escena 2: Las Razones de Dalila

Relámpagos lejanos; entra el gran sacerdote de Dagón

El Sumo Sacerdote dejó su refugio para decirle a Dalila que ella es la única esperanza del pueblo Filisteo contra la amenaza de Sansón y el ejército Hebreo, el Sacerdote recuerda a Dalila el poder que ella tubo sobre  sansón diciendo: -A tus rodillas su fuerza un día lo abandonó; pero después él se ha esforzado por olvidar a Dalila. Se dice que en su alma tu amor olvidó,riéndose de la pasión ¡que ni un solo día duro!.-
Dalila contesta: .-Sé que de sus hermanos se escuchan razones y amargos reproches que acusan a nuestro amor, Sansón, a pesar de él mismo, forcejea y lucha en vano; sé cuanto él me ama,y mi corazón no teme a nada. Inútilmente él se resistirá;fuerte es en las batallas, mas es mi esclavo y tiembla entre mis brazos..-


El Sacerdote ruega: -¡Pon a nuestro servicio tu poder! ¡Préstanos tu apoyo! ¡Tómale por sorpresa, sin defensa, y él hoy mismo sucumbirá! ¡Véndeme a tu esclavo Sansón y, como pago de su rescate, no haré ninguna promesa: ¡Escoge de entre todas mis riquezas!.-


Dalila contesta:  -¿Qué le importa a Dalila tu oro? ¿Y de qué sería capaz todo un tesoro,si no soñara con la venganza? A ti mismo, a pesar de tu ciencia, te he engañado con este amor. Sansón supo domarlo un día; pero aún no me ha podido vencer,pues lo aborrezco tanto como tú,!.


La alegría y esperanzas del Sacerdote no se hace esperar: -¡Debería haber adivinado tu odio y tus intenciones! Mi corazón al escucharte se regocija de alegría. Pero en su corazón ¿no has intentado en vano medir tus fuerzas y ensayar tu poder?.-





Dalila Cuenta su plan: -¡Sí...! Ya por tres veces, disimulando mis intenciones, traté de descubrir el secreto de su fuerza encendiendo este amor, esperando que esa llama me dejara leer el desconocido secreto
del fondo de su alma. Pero por tres veces, frustró mis esperanzas, él no se entregó, no me permitió ver nada ¡En vano imité la ternura de un falso amor esperando ablandar su corazón! ¡He visto a este cautivo orgulloso aferrado a mis brazos, abandonar mi lecho y correr presuroso al combate!
Hoy, sin embargo, sufre los efectos de mi poder, pues lo he visto palidecer, temblar en mi presencia, y sé que en este momento, abandona a su gente, y se dirige a este lugar para estrechar nuestro lazo. Para este último combate ya preparé mis armas:
¡Sansón no podrá resistir a mis lágrimas!.-


El Dialogo continua deseando el Sumo Sacerdote el triunfo de Dalila y ella sigue pensando en su venganza  y en su odio. El Sumo Sacerdote se despide de Dalila temiendo ser encontrado por Sansón.

Escena 3: Las Armas de Dalila, Sansón y Dios

...Entonces ella le dijo: ¿Cómo puedes decir: ``Te quiero, cuando tu corazón no está conmigo? Me has engañado estas tres veces y no me has declarado dónde reside tu gran fuerza.  Y como ella le presionaba diariamente con sus palabras y le apremiaba, su alma se angustió hasta la muerte. El le reveló, pues, todo lo que había en su corazón, diciéndole: Nunca ha pasado navaja sobre mi cabeza, pues he sido nazareo para Dios desde el vientre de mi madre. Si me cortan el cabello, mi fuerza me dejará y me debilitaré y seré como cualquier otro hombre.
Viendo Dalila que él le había declarado todo lo que había en su corazón, mandó llamar a los príncipes de los filisteos, diciendo: Venid una vez más, porque él me ha declarado todo lo que hay en su corazón. Entonces los príncipes de los filisteos vinieron a ella y trajeron el dinero en sus manos. Y ella lo hizo dormir sobre sus rodillas, y mandó llamar a un hombre que le rasuró las siete trenzas de su cabellera. Luego ella comenzó a afligirlo y su fuerza lo dejó. Ella entonces dijo: ¡Sansón, los filisteos se te echan encima! Y él despertó de su sueño, y dijo: Saldré como las otras veces y escaparé. Pero no sabía que el SEÑOR se había apartado de él. Los filisteos lo prendieron y le sacaron los ojos; y llevándolo a Gaza, lo ataron con cadenas de bronce y lo pusieron a girar el molino en la prisión....

Libro de los Jueces  Cap. 16 Ver 15 al 21.

La Acción continua así.:
Sansón entra en escena. Parece preocupado, vacilante. La noche se vuelve oscura gradualmente.Relámpagos lejanos.


si no te aparece la barra puedes hacer clic aquí

SAMSON
SANSÓN
En ces lieux, malgré moi,
m'ont ramené mes pas
Je voudrais fuir, hélas! et ne puis pas!
Je maudis mon amour et pourtant
j'aime encore...
Fuyons, fuyons ces lieux
que ma faiblesse adore!
A este lugar, a pesar mío,
me conducen mis pasos...
Quisiera escapar, pero ¡ay! ¡no puedo!
Maldigo mi amor...
y todavía sigo amando...
¡Huyamos, huyamos de este lugar
que mi debilidad adora!
DALILA
DALILA
(s'élance vers Samson)
C'est toi! C'est toi, mon bien aimé!
J'attendais ta présence!
J'oublie, en te voyant,
Des heures de souffrance!
Salut! salut! ô mon doux maître!
(Adelantándose hacia Sansón)
¡Eres tú! ¡Eres tú, mi bien amado!
¡He estado esperándote!
¡Olvido, al verte,
las muchas horas de sufrimiento!
¡Salud, salud, dulce dueño mío!
SAMSON
SANSÓN
Arrêtes ces transports!
Je ne puis t'écouter
sans honte et sans remords!
¡No me hables apasionadamente!
¡No puedo escucharte
sin vergüenza ni remordimiento!
DALILA
DALILA
Samson! ô toi! mon bien aimé,
Pourquoi, repousser ma tendresse?
Pourquoi, de mon front parfumé,
Pourquoi détourner tes caresses?
¡Sansón! ¡Oh tú, mi bien amado!
¿Por qué te repugna mi ternura?
¿Por qué de mi frente perfumada,
apartas tus caricias?
SAMSON
SANSÓN
Tu fus toujours chère à mon cœur,
Et tu n'en peux être bannie!
J'aurais voulu donner ma vie
À l'amour qui fit mon bonheur!
¡Siempre fuiste querida a mi corazón,
y no puedo desterrarte de él!
¡Me habría gustado entregar mi vida
al amor que me hizo feliz!
DALILA
DALILA
Près de moi pourquoi ces alarmes?
Aurais-tu douté de mon cœur?
N'es-tu pas mon maître et seigneur?
L'amour a-t-il perdu ses charmes?
¡A mi lado, ¿qué puedes temer?
¿Dudas acaso de mi corazón?
¿No eres tú mi dueño y señor?
¿Perdí el amor que me hizo feliz?
SAMSON
SANSÓN
Hélas! esclave de mon Dieu,
Je subis sa volonté sainte;
Il faut, par un dernier adieu,
Rompre sans murmure et sans crainte
Le doux lien de notre amour,
D'Israël renaît l'espérance!
Le Seigneur a marqué le jour
Qui verra notre délivrance!
Il a dit à son serviteur:
"Je t'ai choisi parmi tes frères,
Pour les guider vers le Seigneur
Et mettre un terme à leurs misères!"
¡Ay! Esclavo de mi Dios,
me someto a su santa voluntad.
Si es necesario, como último adiós,
romperemos sin murmurar ni temor
el dulce lazo de nuestro amor.
En Israel la esperanza renace.
¡El Señor ha marcado el día
en que vendrá nuestra liberación!
Él dijo a su servidor:
"Te he elegido de entre tus hermanos,
para que los guíes hacia el Señor
y pongas fin a sus miserias"
DALILA
DALILA
Qu'importe à mon cœur désolé
Le sort d'Israël et sa gloire!
Pour moi le bonheur envolé
Est le seul fruit de la victoire.
L'amour égarait ma raison
Quand je croyais à tes promesses,
Et je n'ai bu que le poison
En m'enivrant de tes caresses!
¿Qué le importa a mi triste corazón
el destino de Israel y su gloria?
Para mí la felicidad desaparecida
es el único fruto de tu victoria.
¡El amor me hizo perder la razón
cuando creí en tus promesas,
y bebí el veneno de tus promesas
mientras tus caricias me embriagaban!
SAMSON
SANSÓN
Ah! cesse d'affliger mon cœur!
Je subis une loi suprême,
Tes pleurs ravivent ma douleur!
Dalila! Dalila! Je t'aime!
¡Ah, deja de afligir mi corazón!
¡Estoy sujeto a una ley suprema...
tus lágrimas sólo avivan mi pena!
¡Dalila! ¡Dalila! ¡Te amo!
(Éclairs lointains.)
(Relámpagos lejanos)
DALILA
DALILA
Un dieu plus puissant que le tien,
Ami, te parle par ma bouche;
C'est le dieu d'amour, c'est le mien!
Et, si ce souvenir te touche,
Rappelle à ton cœur ces beaux jours
Passés aux genoux d'une amante
Que tu devais aimer toujours,
Et qui seule, hélas! est constante!
Un Dios más poderoso que el tuyo,
te habla a través de mis labios:
¡es el dios del amor, que es el mío!
Y, si este recuerdo te estremece,
evoca en tu corazón los bellos días
que pasaste junto a una amante
a la que prometiste amar por siempre,
y que ¡ay! ¡ella ha sido la única fiel!
SAMSON
SANSÓN
Insensée! oser m'accuser!
Quand pour toi tout parle à mon âme!
Oui! dût la foudre m'écraser!
Dussé-je périr de sa flamme!

(Éclairs plus rapprochés.)

Pour toi si grand est mon amour,
Que j'ose aimer malgré Dieu même!
Oui! dussé-je en mourir un jour,
Dalila! Dalila! je t'aime!
¡Insensata! ¡Osas acusarme cuando
todo habla a tu favor en mi alma!
¡Sí, aunque fuera por un rayo golpeado
y pereciera por sus llamas,

(Los destellos se acercan.)

es tan grande mi amor por ti que me
atrevo a amarte a pesar de mi Dios!
¡Sí! aunque deba morir por ello un día,
¡Dalila! ¡Dalila! ¡Te amo!

Mon cœur s'ouvre à ta voix
(Mi corazón se abre a tu voz)

Ahora comienza el Aria mas famosa de esta Opera y una de las mas bellas que fueron escritas. En realidad empieza como ária y culmina como dúo. Posee una gran riqueza dramática y un bello trabajo de escalas cromáticas. Pero mejor júzguenla ustedes...



si no te aparece la barra puedes hacer clic aquí




DALILA
DALILA
Mon cœur s'ouvre à ta voix
comme s'ouvre les fleurs
Aux baisers de l'aurore!
Mais, ô mon bien-aimé,
pour mieux sécher mes pleurs,
Que ta voix parle encore!
Dis-moi qu'à Dalila
tu reviens pour jamais!
Redis à ma tendresse
Les serments d'autrefois,
ces serments que j'aimais!
Ah! réponds à ma tendresse!
Verse-moi, verse-moi l'ivresse
¡Mi corazón se abre a tu voz
como se abren las flores
a los besos de la aurora!
¡Mas, ¡oh! mi bien amado,
para secar mis lágrimas,
deja que tu voz suene otra vez!
¡Dime que a Dalila
tú regresas para siempre!
¡Recuerda a mi ternura
las promesas de otro tiempo,
los juramentos que tanto amo!
¡Ah! ¡Responde a mi ternura!
¡Vierte sobre mí tu amor!
SAMSON
SANSÓN
Dalila! Dalila! Je t'aime!
¡Dalila! ¡Dalila! ¡Te amo!
DALILA
DALILA
Ainsi qu'on voit des blés
les épis onduler
Sous la brise légère,
Ainsi frémit mon cœur,
prêt à se consoler
À ta voix qui m'est chère!
La flèche est moins rapide
à porter le trépas,
Que ne l'est ton amante
à voler dans tes bras!
Ah! réponds à ma tendresse!
Verse-moi l'ivresse!
Del mismo modo que
las espigas de trigo
se ondulan
bajo la brisa ligera,
¡así vibra mi corazón,
consolado por tu amada voz!
La flecha es menos rápida
para llevar la muerte,
¡que tu amada
para llegar a tus brazos!
¡Ah! ¡Responde a mi ternura!
¡Vierte sobre mí tu amor!
SAMSON
SANSÓN
Par mes baisers
je veux sécher tes larmes
Et de ton cœur éloigner les alarmes.
Dalila! Dalila! Je t'aime!
Con mis besos
quiero secar tus lágrimas,
y de tu corazón desterrar los temores,
¡Dalila! ¡Dalila! ¡Te amo!


Un trueno ( tal vez la voz de Dios) saca del éxtasis a los dos amantes, esto hace enfurecer a Dalila que juega su última Carta.


si no te aparece la barra puedes hacer clic aquí


DALILA
DALILA
Mais! non! que dis-je, hélas!
La triste Dalila doute de tes paroles!
Égarant ma raison,
tu me trompas déjà
Par de serments frivoles!
¡Pero... ¡no! ¿Qué he dicho?
La triste Dalila duda de tus palabras.
¡Cambiando de parecer
ya me engañaste otras veces
con tus frívolas promesas!
SAMSON
SANSÓN
Quand pour toi j'ose oublier Dieu,
Sa gloire, mon peuple et mon vœu!
Ce Dieu qui marqua ma naissance
Du sceau divin de sa puissance!
¿Dices eso cuando por ti olvido a
Dios su gloria, mi pueblo y mis votos?
¡Ese Dios que marcó mi nacimiento
con el sello divino de su poder!
DALILA
DALILA
Eh bien! connais donc mon amour!
C'est ton Dieu même que j'envie!
Ce Dieu qui te donna le jour,
Ce Dieu qui consacra ta vie!
Le vœu qui t'enchaîne à ce Dieu
Et qui fait ton bras redoutable,
À mon amour fais-en l'aveu,
Chasse le doute qui m'accable!
¡Bien! ¡Entonces conocerás mi amor!
¡Es a tu propio Dios a quien envidio!
¡El Dios que te dio la vida,
el Dios que consagró tu vida!
El voto que te encadena a ese Dios
y que hace tus brazos formidables
¡confíaselo a mi amor y desvanece
la duda que me tortura!
SAMSON
SANSÓN
Dalila! que veux-tu de moi?
Crains que je ne doute de toi!
¡Dalila! ¿Qué quieres de mí?
¡No puedo dudar de ti!
DALILA
DALILA
Si j'ai conservé ma puissance,
Je veux l'essayer en ce jour!
Je veux éprouver ton amour,
En réclamant ta confiance!
Si conservara mi poder
quisiera ponerlo a prueba este día.
¡Quisiera probar tu amor
demandándote confianza!
(Éclairs et tonnerre plus en plus rapprochés.)
(Truenos y destellos se
acercan gradualmente.)

SAMSON
SANSÓN
Hélas! qu'importe à ton bonheur
Le lien sacré qui m'enchaîne?
Ce secret que garde mon cœur...
¡Ay! ¿Qué le importa a tu felicidad
el sagrado lazo que me encadena,
ese secreto que guarda mi corazón?
DALILA
DALILA
Par cet aveu soulage ma douleur!
¡Esta confesión aumenta mi dolor!
SAMSON
SANSÓN
Pour le ravir ta force est vaine!
Tu fuerza no basta para arrancármelo
DALILA
DALILA
Oui! vain est mon pouvoir,
Car vaine est ta tendresse!
Que je veux le savoir,
Ce secret qui me blesse,
Dont je veux la moitié,
Oses-tu, dans ton âme
Sans honte et sans pitié,
M'accuser d'être infâme!
¡Sí! ¡Vano es mi poder,
porque vana es tu ternura!
Cuando quiera saber,
ese secreto que me daña,
del cual sólo quiero la mitad,
¿osas, en tu alma
sin vergüenza y sin misericordia,
acusarme de infame?
SAMSON
SANSÓN
D'une immense douleur
Ma pauvre âme accablée
Implore le Seigneur
D'une voix désolée!
¡De un inmenso dolor
mi pobre alma está abrumada,
implorándole al Señor
con voz desolada!
DALILA
DALILA
J'avais paré pour lui
Ma jeunesse et mes charmes!
Je n'ai plus aujourd'hui
Qu'à répandre des larmes!
¡Ofrecí para él
mi juventud y mis encantos!
¡Nada queda ahora que hacer
sino derramar mis lágrimas!
SAMSON
SANSÓN
Dieu tout puissant, j'invoque ton appui!
¡Dios todopoderoso, invoco tu ayuda!
DALILA
DALILA
Pour ces derniers adieux
Ma voix est impuissante!
Fuis! Samson, fuis ces lieux
Où mourra ton amante!
Para este último adiós
mi voz es impotente.
¡Huye, Sansón, vete de este lugar
dónde morirá tu amante!
SAMSON
SANSÓN
Laisse-moi!
¡Déjame!
DALILA
DALILA
Ton secret!
¿Tu secreto?
SAMSON
SANSÓN
Je ne puis!
¡No puedo!
DALILA
DALILA
Ton secret?
Ce secret qui cause mes alarmes!
¿Tu secreto?
¿Ese secreto que me causa temor?
SAMSON
SANSÓN
L'orage sur ces monts
Déchaîne sa colère!
Le Seigneur sur nos fronts
Fait gronder son tonnerre!
La tormenta en estos montes
desencadena su cólera.
¡El Señor sobre nuestras frentes
hace rugir sus truenos!
DALILA
DALILA
Je le brave avec toi! Viens!
Lo desafiaré contigo. ¡Ven!
SAMSON
SANSÓN
Non!
¡No!
DALILA
DALILA
Viens!
¡Ven!
SAMSON
SANSÓN
Laisse-moi!
Je ne puis m'y résoudre -
¡Déjame!
No puedo librarme de él...
DALILA
DALILA
Qu'importe la foudre!
¡Qué me importan los rayos!
SAMSON
SANSÓN
C'est la voix de mon Dieu!
¡Es la voz de mi Dios!
DALILA
DALILA
Lâche! cœur sans amour!
Je te méprise! Adieu!

(Éclairs et tonnerre. Dalila court vers
sa demeure; l'orage est dans toute sa
fureur. Samson, levant les bras au ciel,
semble invoquer Dieu. Il s'élance à la
suite de Dalila, hésite et entre enfin dans
sa demeure. Par la droite arrivent des
soldats philistins, qui s'approchent de
la demeure. Violent coup de tonnerre.
Dalila paraît à sa fenêtre.)


À moi! Philistins! à m
¡Cobarde! Corazón sin amor!
¡Te desprecio! ¡Adiós!

(Dalila va hacia su casa, la tormenta
esta en todo su furor. Sansón,
levantando sus brazos al cielo, parece
invocar a Dios. Él comienza a seguir
a Dalila, dudando, y al fin la sigue.
Por la derecha, llegan los soldados
filisteos que se aproximan a la
morada de Dalila. Violento ruido de
truenos. apareciendo en la terraza)


¡A mí! ¡Filisteos! ¡A mí!
SAMSON
SANSÓN
Trahison!

(Les soldats se précipitent
dans la demeure de Dalila.)

¡Traición!

(Los soldados se precipitan
dentro de la casa de Dalila.)


Fin del ACTO II



Dalila


Olga Borodina nacida en 1963, es una mezzosoprano rusa de destacada actuación internacional, considerada la sucesora de Irina Arkhipova y Elena Obraztsova.

Estudiante en el Conservatorio de San Petersburgo fue descubierta por el director Valery Gergiev que propició su debut en la compañía del Kirov del Teatro Mariinsky de San Petersburgo en 1987.

En 1992 debutó en el Covent Garden de Londres con Plácido Domingo en Sansón y Dalila.

Siguieron debuts en el Metropolitan Opera(1997) y San Francisco Opera(1995) y otras casas líricas como la Ópera Estatal de Viena, Ópera Bastilla y el Festival de Salzburgo en 1997 en Borís Godunov.

Su repertorio cubre el espectro de mezzosoprano dramática como Dalila, Carmen, Eboli, Laura, Didon, Amneris, Marfa, La Cenerentola, Marguérite en La Damnation de Faust y Principessa en Adriana Lecouvreur, papel que marcó su debut en La Scala de Milán en 1999.
 


eldalai

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada