sábado, 13 de febrero de 2010

Claudio Monteverdi III: L'Orfeo favola in musica - Acto III

Bajo tu protección Esperanza, 
mi deseada, único bien 
de los mortales afligidos,
yo he alcanzado
el triste y tenebroso imperio
donde jamás penetrarán
los rayos del sol. 
Orfeo

En la mitología griega, Caronte (en griego antiguo Χάρων Khárôn, ‘brillo intenso’) era el barquero del Hades, el encargado de guiar las sombras errantes de los difuntos recientes de un lado a otro del río Aqueronte si tenían un óbolo para pagar el viaje, razón por la cual en la Antigua Grecia los cadáveres se enterraban con una moneda bajo la lengua. Aquellos que no podían pagar tenían que vagar cien años por las riberas del Aqueronte, hasta que Caronte accedía a portearlos sin cobrar.
Aunque con frecuencia se dice que porteaba las almas por el río Estigia, como sugiere Virgilio en su Eneida (libro VI, 369), según la mayoría de las fuentes incluyendo a Pausanias (x.28) y más tarde Dante (Inferno) el río que en realidad transitaba Caronte era el Aqueronte.
Caronte era el hijo de Érebo y Nix. Se le representaba como un anciano flaco y gruñón de ropajes oscuros y con antifaz (o, en ocasiones, como un demonio alado con un martillo doble) que elegía a sus pasajeros entre la muchedumbre que se apilaba en la orilla del Aqueronte, entre aquellos que merecían un entierro adecuado y podían pagar el viaje (entre uno y tres óbolos). En Las ranas, Aristófanes muestra a Caronte escupiendo insultos sobre la gente obesa.
Era muy raro que Caronte dejara pasar a un mortal aún vivo. Heracles, cuando descendió a los Infiernos sin haber muerto, no hubiera podido pasar de no haber empleado toda su fuerza para obligarle a cruzar el río, tanto a la ida como a la vuelta. Caronte fue encarcelado un año por haber dejado a pasar a Heracles sin haber obtenido el pago habitual exigido a los vivos: una rama de oro que proporcionaba la sibila de Cumas. Virgilio narra en la Eneida (libro VI) el descenso de Eneas a los Infiernos acompañado de dicha sacerdotisa.
Otro mortal que logró «cruzar dos veces victorioso el Aqueronte» (Gérard de Nerval, Muchachas de fuego) es Orfeo, quien encantó a Caronte y a Cerbero para traer de vuelta al mundo a su amada muerta, Eurídice, a quien perdió definitivamente en su viaje de vuelta. Psique también logró hacer el viaje de ida y vuelta estando viva.
Homero y Hesíodo no hacen ninguna referencia al personaje. La primera mención de Caronte en la literatura griega parece ser un poema Minio, citado por Pausanias. Dicho poema atribuye a la leyenda de Caronte un origen egipcio, como confirma Diodoro Sículo. Los etruscos mencionan también a un Caronte que acompañaba a Marte a los campos de batalla.
Dante Alighieri incorporó a Caronte en la mitología cristiana en La divina comedia (libro III, línea 78). Aquí era el mismo que su equivalente griego, pagándosele un óbolo para cruzar el Aqueronte. Es el primer personaje con nombre que Dante encuentra en el infierno, apareciendo en el tercer Canto del Infierno.

Viene del Acto II

Acto III
Orfeo desciende a los Infiernos

Una Sinfonía nos introduce en el Tercer Acto, Orfeo acompañado por La Esperanza llega a las puertas del Infierno, pero la Esperanza deja solo a Orfeo porque ella no puede entrar al infierno.

ORFEO ORFEO
Scorto da te mio nume
Speranza unico bene
de gli afflitti mortali,
homai son giunto
a questi regni tenebrosi e mesti
ove raggio di sol
giamai non giunse.
Tù mia compagna e duce
in così strane e sconosciute vie
reggesti il passo debile e tremante,
ond' oggi ancor spero
di riveder quelle beate luci
che sol' a gli occhi
miei portano il giorno.
Bajo tu protección Esperanza,
mi deseada, único bien
de los mortales afligidos,
yo he alcanzado
el triste y tenebroso imperio
donde jamás penetrarán
los rayos del sol.
Eres tu, mi compañía y guía,
quien has conducido sobre estos
caminos extraños y desconocidos
mi paso débil y tambaleante,
tan bien, que hoy todavía espero
volver a ver esos ojos queridos
que aportan luz a los míos.
SPERANZA LA ESPERANZA
Ecco l' atra palude,
ecco il nocchiero
che trae l' ignudi spirti
a l' altra sponda dov' hà Pluton
de l' ombre il vasto impero.
Oltre quel nero stagn',
oltre quel fiume,
in quei campi di pianto e di dolore.
Destin crudele
ogni tuo ben t' asconde.
Hor d'uopo e d'un gran core e
d'un bel canto.
Io fin qui t' ho condotto,
hor più non lice
teco venir,
chè amara legge il vieta.
Legge scritta col ferro
in duro sasso de l' ima reggia
in su l' orribil soglia,
che in queste note
il fiero senso esprime.
Lasciate ogni speranza
o voi ch' entrate.
Dunque, se stabilito hai
pur nel core
di porre il piè
ne la città dolente,
da te men' fuggo e torno
a l' usato soggiorno.
Aquí está el horrible pantano,
el barquero que transporta
las almas a la otra orilla,
allí donde Plutón reina
sobre el vasto imperio de sombras.
Más allá de esta negra marisma,
más allá del río,
en estas extensiones desoladas,
lugares de llantos y dolor.
El destino cruel esconde y
retiene tu bien más querido.
Ahora necesitas coraje y
hermoso canto.
Yo te he conducido hasta aquí
y no debo acompañarte más lejos,
una ley severa lo prohíbe.
Una ley grabada con hierro
en la piedra dura
del horrible umbral
del reino de las profundidades,
anuncia en estos términos
su terrible sentido.
Los que entren,
que abandonen toda esperanza.
Si estás firmemente decidido
en tu corazón a entrar
en la ciudad de la aflicción,
yo me voy lejos de ti
y vuelvo a mi estancia familiar.
ORFEO ORFEO
Dove, ah dove te' n vai,
unico del mio cor
dolce conforto ?
Poiché non lunge homai
del mio lungo cammin
si scopre il porto,
perché ti parti e m' abbandoni,
ahi lasso,
sul periglioso passo?
Qual bene or più m' avanza
se fuggi tù, dolcissima Speranza ?
¿Dónde, pues, ay, te vas,
única ternura reconfortante
de mi corazón?
Cuando, no lejos,
después de un largo camino,
descubro el puerto,
¿por qué te vas y me abandonas,
infortunado de mí,
en este peligroso momento?
Que bien me queda
si te vas, muy dulce Esperanza?

Orfeo se encuentra con Caronte, quien le indica que al ser mortal no puede conducirlo al infierno, Orfeo busca encantar a Caronte con sus artes mágicas.

CARONTE CARONTE
O tu ch' innanzi morte
a queste rive
temerato ten' vieni,
arresta i passi.
Solcar quest'onde
ad huom mortal non dassi,
nè può co' morti
albergo aver chi vive.
Che? Vuoi forse, nemico
al mio Signore,
Cerbero trar de
le Tartaree porte ?
O rapir brami
sua cara consorte
d' impudico desire
acceso il core ?
Pon freno al foll' ardir,
ch' entr' al mio legno
non accorrò più mai corporea salma,
sì de gli antichi oltaggi ancora en
l'alma serbo acerba memoria
e giusto sdegno.
A ti que, temerario,
desafiando la muerte,
te acercas a estas riberas,
detén aquí tus pasos.
No está permitido a los mortales
romper estas olas,
los vivientes no pueden
permanecer con los muertos.
¿Acaso quieres tú,
enemigo de mi maestro,
apartar a Cerbero
de las puertas del Tártaro?
¿Acaso estás intentando,
inflamado el corazón de un
impúdico deseo,
raptar a tu querida esposa?
Pon fin a esta loca audacia,
mi barca jamás ha llevado
a ningún mortal,
mi corazón conserva
antiguos ultrajes
y una justa cólera.
ORFEO ORFEO
Possente Spirto e formidabil nume,
senza cui far passaggio
à l' altra riva alma da corpo
sciolta in van presume.

Poderoso espíritu y gran divinidad
sin que el alma despojada
de su cuerpo espere en vano
pasar a la otra orilla.

Orfeo continua con su súplica.

ORFEO ORFEO
A lei volt' ho 'l camin
per l' aër cieco,
a l' Inferno non già,
ch' ovunque stassi
tanta bellezza
il paradiso hà seco.

Orfeo son io che d' Euridice
i passi segue per queste
tenebrose arene,
ove già mai
per uom mortal non vassi.
O de le luci mie luci serene
s'un vostro sguardo
può tornarmi in vita,
Ahi, chi nega il conforto
à le mie pene ?
Sol tu, nobile Dio
puoi darmi aita,
nè temer dei,
ché sopra un' aurea Cetra
Sol di corde
soavi armo le dita
contra cui rigida alma
invan s' impetra.
Hacia ella, a través
de las tinieblas,
yo he caminado,
y no hacia el infierno,
pues en todas partes donde hay
belleza se encuentra el paraíso.

Soy yo, Orfeo, quien sigue
los pasos de Eurídice a través
de estas llanuras tenebrosas
a las que jamás llagará
mortal alguno.
Ojos amados, luz serena,
si una sola de vuestras miradas
puede devolverme la vida,
¿quien negará el reconfortamiento
a mis penas?
Tú sólo, noble dios,
puedes socorrerme,
tú no tienes nada que temer,
pues con una lira de oro
no poseo otras armas
que suaves acentos
contra los que un alma severa,
en vano, se endurecerá.


Caronte no accede ante las súplicas de Orfeo, pero la magia de la Lira logran hacer que Caronte caiga dormido, entonces Orfeo sube a la barca y cruza el río estigia.

CARONTE CARONTE
Ben sollecita alquanto
dilettandomi il core,
sconsolato Cantore,
il tuo pianto e 'l tuo canto.
Ma lunge, ah, lunge sia
da questo petto pietà,
di mio valor
non degno affetto.
Tu me adulas
alegrando mi corazón,
inconsolable cantor,
por tus llantos y tu canto.
Pero que se mantenga lejos de mí,
extranjero en mi corazón,
una piedad, en verdad,
poco digna de mi dignidad.
ORFEO ORFEO
Ahi, sventurato amante!
Sperar dunque non lice
ch' odan miei prieghi
i cittadin d'Averno ?
Onde qual ombra errante
d'insepolto cadavero infelice,
privo sarò del cielo
e de l'Inferno?
Così vuol empia sorte ch' in questi
orrori di morte
da te mio cor lontano,
chiami tuo nome in vano, e pregando
e piangendo io mi consumi ?
Rendetemi il mio ben,
Tartarei Numi.

Ei dorme,
e la mia cetra,
se pietà non impetra
ne l' indurato core,
almen il sonno
fuggir al mio cantar
gli occhi non ponno.
Sù dunque a che più tardo?
Tempo è ben d' approdar
sù l' altra sponda,
s'alcun non è ch' il nieghi,
Vaglia l' ardir se foran
vani i preghi.
È vago fior del Tempo l'occasion,
ch' esser dee colta a tempo.

Mentre versan
quest' occhi amari fiumi
rendetemi il mio ben
Tartarei Numi.
¡Ay, desgraciado amante!
¿No me está permitido esperar
que los habitantes del Averno
escuchen mis plegarias?
¿Sombra errante de un desgraciado
cuerpo sin sepultura,
yo seré, pues,
privado del cielo y del infierno?
Así, una suerte cruel quiere
que lejos de ti, mi bien amado,
¿clame en vano tu nombre
y me consuma
en plegarias y llantos?
Devolvedme mi bien,
dioses del Tártaro.

El duerme, y si mi lira
no despierta la piedad
en este corazón endurecido,
mis cantos hacen,
al menos,
que sus ojos no puedan
resistir al sueño.
Vamos pues, ¿por qué tardar más?
Es momento de abordar
la otra orilla
ya que nadie me lo puede impedir.
Utilicemos la audacia allí
donde las plegarias no sirvieron.
La ocasión es una bella flor
que debe ser recogida a su hora.

Mientras mis ojos vierten
torrentes de lágrimas amargas
devolvedme mi bien,
dioses del Tártaro.

Concluye el acto un Coro, llamado coro de los espíritus infernales, que cantan las proezas del hombre y como uno de ellos (Orfeo) ha domado las olas.


SPIRITI INFERNALI ESPIRITUS INFERNALES
Nulla impresa per uom
si tenta in vano,
nè contra lui
più sà natura armarse:.
Ei del instabil piano arò
gli ondosi campi, e 'l seme sparse
Di sue fatiche,
ond' aurea messe accolse.
Quinci perché memoria
vivesse di sua gloria,
La Fama à dir di lui
sua lingua sciolse,
che pose freno al Mar
col fragil Legno,
che sprezzò
d'Austro e d'Aquilon lo sdegno.
El hombre no intenta nada en vano
y contra él la naturaleza
no sabe armarse.
A pleno sol, labora los campos,
removidos de la tierra,
los siembra.
De sus esfuerzos obtiene
una cosecha dorada.
Así, porque viva
el recuerdo de su gloria,
la fama no cesa de hablar
de aquel que,
sobre una débil embarcación,
ha domado las olas
y desdeñado el furor
de Autano y Aquilón.

Fin del Tercer Acto
Esta Historia Continuar en el Acto IV.

Los Intérpretes
Orfeo: Furio Zanasi
Inició su actividad dedicandose a la musica antigua, con un repertorio que va desde el madrigal, la cantata y el oratorio hasta la opera barroca; colaborando en el curso de los años con importantes asociaciones y participando en diversos eventos en Italia (Settembre Musica Torino, Festival Roma Europa, San Maurizio en Milan, Fermo, Trento, Autunno Musicale di Como, Festival Monteverdi Cremona, Festival del Clavicembalo en Roma, Feste Musicali Bolognesi, Accademia Santa Cecilia, Accademia Filarmonica Romana,etc. ) y en todo el mundo (Utrecht, Beaune, Brujas, Stuttgart, Versailles, Arsenal de Metz, Ribeauville,Zurich, Locarno, Praga, Konzerthaus de Viena, Innsbruck,Folle journée Nantes, Auditori de Barcelona, Auditorio Nacional Madrid, Festival de Salzburgo, Opera Garnier de Paris, Salle Pleyel, Salle Gaveau, Concertgebouw de Amsterdam,Festival de Vigo, Ambronay, Lisboa-Belem e Gulbenkian, Bolivia, Brasil, Argentina, Berkeley, Carnegie Hall, Tokio Kioi Hall, etc.), colaborando con directores como Rene lacobs, Jordi Savall, Alan Curtis, Gabriel Garrido, Maurizio Pollini, Philippe Herrewege, Ivor Bolton, Reinhard Goebel, Rinaldo Alessandrini, Alessandro De Marchi, Ottavio Dantone, Diego Fasolis, Andrea Marcon y Riccardo Chailly entre otros.

Después de haber debutado con el rol de Marcello en “La Bohème” en el Concurso Battistini 1987, ha cantado en teatros como: Opera de Roma, Bellini de Catania, Nuovo de Spoleto, Ponchielli Cremona, Massimo de Palermo, Messina, Teatro Regio de Turin, La Fenice, Teatro alla Scala, Verdi di Pisa, Teatro San Carlo de Napoles, Petruzzelli Bari, Dresden Semper Oper, Liceu de Barcelona, Zarzuela de Madrid, Liceo de Salamanca, Theater Basel, Bayerische Staatsoper Munich, Niedersachsische Theater Hannover, Theatre des Champs Elyseés, Theater an der Wien, Teatro Colon, Opera de Bordeaux,Festspielhaus Baden-Baden,La Monnaie, Caen, Lincoln Center, etc.

Se dedica ademas al repertorio de camara, particularmente el Lied aleman. Ha colaborado regularmente con la Radio de la Suiza Italiana, la RAI, Radio France, la BRT, la BBC y la Radio Vaticana. Ha grabado mas de 80 discos para las compañias discograficas: Nuova Era, Symphonia, Classico, Accord, Stradivarius, Divox, Arts, Bongiovanni, Naxos, Hyperion, Amadeus, K617, Opus 111, Virgin, Aliavox, Zig Zag, Naive y Harmonia Mundi, entre otras.

La Esperanza: Cécile van de Sant
La mezzo-soprano holandesa, Cécile Van de Sant, estudió con Cora Canne Meijer en el Sweelinck Conservatorium de Amsterdam, donde se graduó Cum Laude y continuó sus estudios en Nueva York con Kleinmann Marlena Malas. Ganó premios en numerosos concursos, entre otros, el Concurso Hertogenbosch Vocalisten Internationaal, el Concurso de Canto de Toulouse y el prestigioso Hans Gabor Belvedere Wettbewerb, en Viena.

Papeles operísticos Cécile Van de Sant incluyen en Tauride Arianna Georg Friedrich Händel en Creta y en Unulfo Rodelinda con el Festival Händel de Göttingen, el título papel de Tamerlano en Utrecht y Amsterdam; Cornelia en Giulio Cesare con Opera de Irlanda; la ramera segunda y la Reina de Saba en Salomón con la Orquesta Filarmónica de Israel en Tel Aviv y Haifa, la Messagiera y Proserpina en L'Orfeo de Monteverdi, con la Bayerische Staatsoper de Munich y Speranza en el Teatro del Liceu, Barcelona; el papel de La Cenerentola de Rossini en Kaiserslautern y Rosina en Il Barbiere di Siviglia en Londres, Olga en Eugenio Oneguin en el Reisopera Nacional y con la Opera North, Geneviève en Pelléas et Mélisande, la tercera dama en La Flauta Mágica para la Ópera Nacional de Paris y Orfeo en Orfeo ed Euridice de Gluck con Scottisch Opera.

Cécile Van de Sant realiza también ampliamente en los conciertos y el oratorio como Weihnachts-Oratorio de Bach (BWV 248) con el Combattimento Consort Amsterdam, bajo la batuta de Jan Willem de Vriend, la Sinfonía n º. 9 de Beethoven en Japón y con Jaap van Zweden con het Orkest van het Oosten, y JS Misa de Bach en si menor (BWV 232) bajo la batuta de Jordi Savall en Cuenca. Ha trabajado con directores, entre otros, Ivor Bolton, Claus Peter Flor, Armin Jordan, Raymond Leppard, Nicholas McGegan, Ed Spanjaard, Lawrence Renes, Richard Farnes, Kenneth Montgommery y Jos van Veldhoven.

Compromisos futuros incluyen a Kate en Owen Britten Wingrave en el Concertgebouw de Amsterdam, el estreno neerlandesa de Deus Passus por Rihm con la Orkest Philharmonisch Rotterdams, Suzuki en Madama Butterfly en Suecia, Goffredo en Rinaldo en Göttingen y en Tauride Arianna en Creta con el Reisopera Nacional bajo la batuta de Jed Wentz, con quien grabó Mitrídates (Farnaces) y La Clemenza di Tito (Sesto) de Brilliant Classics.

Caronte: Antonio Abete
Nació en Turin en 1965 comenzó estudiando el contrabajo para luego dedicarse al canto y sobre todo al repertorio barroco.
La flexibilidad de su voz le permite cantar repertorios clásicos como de bel canto. Después de haber concedido una beca de la Fundación William Walton, hizo su debut en Cimarosa, Il Matrimonio Segreto, y del primer premio en la medida. li.co.. La competencia se embarcó en una carrera como solista y cantó los papeles principales bajo de Mozart (Leporello, Don Alfonso) de Donizetti (Don Pasquale) y Wolf-Ferrari (Lunardo).
En el ámbito de la ópera del siglo 17 y 18 y el oratorio ha cantado bajo la dirección de directores como René Jacobs, Alan Curtis, Jean-Claude Malgoire, Jordi Savall y Christophe Coin en el líder de Italia (Teatro Comunale di Firenze, Teatro Massimo di Palermo, Teatro Philarmonico dell'Arena di Verona) y europeos (Berliner Staatsoper, Teatro Municipal de Lausanne, Nederlands Opera, el Festival de Salzburgo), escenarios de ópera.

Agradecimientos:
a OedipusColoneus por postear esta obra en Youtube
a Kareol y a José María Merino por la traducción del Libreto

Puedes conseguir el DVD con la obra en Amazón 
eldalai - se agradecen comentarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada