jueves, 11 de febrero de 2010

Orfeo: Introducción

Un Monográfico sobre Orfeo

A lo largo de estos artículos vimos como Las historias narradas en la Biblia, fueron representadas a través de la música, en formas de Óperas, Oratorios y Cantatas. Los temas religiosos eran comunes pues muchos de los compositores trabajaban en las Iglesias y componían para ellas.

Pero también muchos compositores eligieron representar temas mitológicos, la gran riqueza de mitos de la antigüedad, sobre todos los de origen Grecorromano era propicia para unas bellas representaciones musicales.

La mitología griega se inició, probablemente, hacia el año 3000 a. de C. con las primeras creencias religiosas de los pueblos de Creta, en el Mar Egeo, que consideraban que todos los elementos naturales estaban dotados de espíritus y que ciertos objetos tenían poderes mágicos. Estos habitantes de cultura mediterránea provenían de Asia Menor y se mezclaron con los pueblos europeos. El rey de Cnossos llamado Minos iba extendiendo su reino con los incipientes asentamientos, al mismo tiempo que sufría nuevas invasiones de diferentes etnias meramente europeas. Curiosamente, con estas últimas se dio un fenómeno de mezcla cultural  permitiendo, no sólo el mantenimiento de la riqueza de la cultura minoica sino también su engrandecimiento y ampliación. Pero esta tendencia terminó, hacia el siglo XV a. de C., cuando los aqueos arrebataron definitivamente el poder que se había mantenido en Creta originándose con el tiempo, de la síntesis entre ambas culturas, la civilización micénica que tomó de Creta la organización del panteón de los dioses y muchos de sus más importantes mitos.
La mitología se considera como la ciencia que se ocupa del estudio e interpretación de los mitos. También podría entenderse como una simple colección de mitos, que algunos han considerado no tan simple, y han igualado el mito a la palabra y la mitología a la lengua, de tal modo que para la comprensión de un mito es necesario conocer todos los que con él se relacionan, ordenarlos y ajustarlos adecuadamente. Los mitos sólo se entienden en relación unos con otros y formando un grupo unificado dentro de la cultura propia y peculiar de cada sociedad o de cada época.

La narración mítica cuenta el origen del mundo, de los hombres y de todas las actividades de la naturaleza y por eso su existencia se extiende a todas las culturas y se adhiere a lo más profundo de sus ideologías. Precisamente la universalidad de los mitos y las peculiaridades regionales de cada uno de ellos es lo que dificulta enormemente obtener una definición que se ajuste a todos los mitos y mitologías existentes. En cierta medida, se puede decir que el mito es una respuesta a los interrogantes más complejos y profundos del ser humano, a todo aquello que le asombra y entre los que se encuentran su origen, su futuro, la fuerza de la naturaleza, la organización de la realidad, los fenómenos fisioquímicos...


El Mito de Orfeo.

Magnífico héroe civilizador, a la vez teólogo, reformador de la moral y las costumbres, poeta y músico célebre. Según unas versiones, sus padres fueron la musa Calíope y el dios Apolo, de ahí sus especiales encantos artísticos. Otras leyendas afirman que sus padres fueron: Eagro, rey de Tracia, y la propia Calíope, o, según diferentes mitos, de nuevo Apolo y otra musa, esta vez Clío.

Se comenta que recibió una lira de Apolo, o de Hermes, a la que sumó dos cuerdas hasta un total de siete con las que tocaba ingeniosas y excepcionales melodías. La naturaleza al completo y, por supuesto, todos los hombres y dioses quedaban embelesados cuando le oían cantar acompañándose de sus instrumentos. Incluso las rocas se le acercaban para escucharle y los ríos retrocedían su curso con el mismo fin. Amansaba las fieras que se reunían a su alrededor. Además, su gran capacidad musical le resultó enormemente útil en diversas ocasiones: acompañó a los Argonautas en sus viajes y con ellos consiguió, haciendo uso de su voz, hazañas tales como mover su barco desde la playa hasta el profundo mar, separar dos islas errantes que impedían el paso de los navíos, liberar a los expedicionarios de los encantos mortales de las Sirenas...

Sin embargo, la ocupación del canto no era la favorita de Orfeo, personaje muy erudito y de inquietudes filosóficas, dedicándose por eso a investigar el mundo que le rodeaba. Tantos eran, pues, sus encantos y sabiduría, que muchas mujeres y ninfas le pretendían en matrimonio, si bien, solamente Eurídice, modesta pero encantadora, llamó la atención de Orfeo, quien se casó con ella y fue tiernamente correspondido a lo largo de su vida. Al casarse con ella, Orfeo protagonizó una de las leyendas de amor más conmovedoras de toda la mitología, en la que muchos compositores se han inspirado para crear bellas piezas musicales y operísticas.

“Orfeo, a pesar de su enorme pudor, decidió casarse con Eurídice, para lo que pidió permiso a Zeus, quien se lo concedió sin dudarlo. Su unión fue extremadamente feliz, pero poco duradera. Eurídice fue mortalmente mordida en el talón por una serpiente venenosa mientras huía de Aristeo quien la perseguía para tomarla por la fuerza. Orfeo quedó enormemente desconsolado y se propuso devolverle la vida pese a todo, por ello imploró a los dioses su devolución al mundo de los vivos.
Esta hazaña no tuvo ningún éxito, motivo suficiente para bajar a los infiernos y pedir la ayuda de Hades y de su esposa. En su andanza iba entonando bellas canciones sobre su profunda tristeza, las cuales ablandaron los ánimos de Hades: le devolverían a su amada, pero en su camino hacia el mundo de la luz no podría mirar atrás. La subida era lenta, ya que Eurídice aún estaba herida, pero cuando estaban a punto de conseguirlo, Orfeo sucumbió y giró la cabeza ansioso. En ese instante su esposa se desvaneció para siempre en el mundo de los muertos y Orfeo sólo pudo abrazar el vapor. La desgracia le cegó e intentó de nuevo penetrar en el reino de  Hades, pero Caronte, el barquero, se negó a transportarle de nuevo. Orfeo se quedó en las puertas del infierno siete días más, pero, al ver que no obtendría lo que deseaba, se fue.
A partir de entonces estuvo vagando por el desierto tocando su lira, encantando a piedras y animales, sin comer nada, y rechazando en todo momento la compañía humana. Terminó en una región de Tracia, donde muchas de las mujeres allí existentes intentaron desposarse con él pero no tuvieron éxito. Después, en venganza por los rechazos que sufrían, estas mujeres, durante unas fiestas en honor de Dionisio, acallaron con sus griteríos la voz de Orfeo para que no perturbara sus deseos asesinos, rodearon al héroe y lo mataron, despedazándolo”.
Una Historias de un amor que se enfrenta a la muerte inspira a muchos compositores.
Inspirador de obras literarias desde la antigua Grecia (Esquilo, Eurípides), el mito de Orfeo se fue enriquecimiento con nuevos elementos que intensificaron su patetismo o desarrollaron su ficción novelada. De este modo llegó a los romanos. Los textos que sirvieron de base a posteriores referencias al personaje fueron el libro IV de las Geórgicas de Virgilio, y las Metamorfosis, de Ovidio. Esta última obra que desarrollada en doce mil versos ha sido considerada la "Biblia Pagana", ha representado la fuente principal para quienes, durante los siglos, se han aproximado a la mitología grecorromana.

No sería exagerado calificar la historia de Orfeo y Euridice como el número uno de la mitología musical, ya que, a lo largo de los siglos, han sido innumerables los compositores que se han basado su música en este fantástico relato.Algunos Ejemplos son:

  • Año 1600 - Jacobo Peri - Compone la Opera "Euridice"
  • Año 1607 - Claudio Monteverdi  - Compone "L'Orfeo, favola in musica"
  • Año 1638 - Heinrich Schütz - Compone el Ballet "Orpheus und Eurydice"
  • Año 1686 - Marc-Antoine Charpentier - Compone la Ópera "La descente d'Orphée aux enfers"
  • Año 1721 - Jean Philipe Rameau - Compone la Cantata profana "Orphee"
  • Año 1728 - Georg Philipp Telemann - Compone el Drama Lírico "Orpheus"
  • Año 1736 - Giovanni Batista Pegolesi - Compone la Cantata "Orfeo"
  • Año 1762 - Christoph Willibald Gluck - Compone la Opera "Orfeo ed Euridice"
  • Año 1791 - Franz Joseph Haydn - Compone la Ópera "L'anima del filosofo ossia Orfeo ed Euridice"
  • Año 1808 - Gioachino Rossini - Compone la Cantata "Il pianto d'Armonia sulla morte d'Orfeo"
  • Año 1854 - Franz Liszt - Compone el Poema Sinfónico "Orpheus"
  • Año 1858 - Jacques Offenbach - Compone la Opereta "Orphée aux enfers"
  • Año 1878 - Léo Delibes - Compone la obra coral "La mort d'Orphée"
  • Año 1947 - Igor Stravinsky - Compone el ballet "Orpheus"
El objetivo es compartir estas distintas es obras maestras de la música recreando esta historia de la mitología.

Próximo Capítulo L'Orfeo, favola in música de Claudio Monteverdi...

eldalai - se agradecen comentarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada