domingo, 14 de febrero de 2010

Claudio Monteverdi IV: L'Orfeo favola in musica - Acto IV

A pesar del fatal decreto,
Orfeo volverá a encontrar
a su querida Eurídice.
Pero en tanto que sus pies no hayan
cesado de pisar estos abismos,
no deberá dirigir hacia ella
sus ojos impacientes,
pues una sola mirada
le condenaría
a perderla para siempre.
Plutón

Orfeo venció al infierno
y fue vencido por su pasión.
Sólo será digno
de una gloria eterna
aquel que consiga la victoria
sobre sí mismo.
Espiritus Infernales
En la mitología romana, Plutón (en latín Pluto; en griego antiguo Πλούτων Plouton) era el dios del inframundo. Su equivalente en la mitología griega era Hades, aunque Plutón era más benigno. En cuanto a la etimología del nombre se asemeja a Pluto (en griego antiguo Πλοῦτος Ploutos), el dios griego de las riquezas.
Plutón era hijo de Saturno y Ops, y esposo de Proserpina, a quien raptó para casarse con ella. La madre de Proserpina, Ceres, se afligió tanto que provocó el invierno.
Su palacio se ubica en mitad del Tártaro, donde como soberano vela por la administración de su estado y dicta sus inflexibles leyes. Sus súbditos, sombras ligeras y miserables, son tan numerosos como las olas del mar y las estrellas del firmamento: todo lo que la muerte cosecha sobre la Tierra vuelve a caer bajo el cetro de este dios, aumentando su riqueza o convirtiéndose en su presa. Desde el día en que inauguró su reino, ni uno de sus ministros infringió sus órdenes, ni uno de sus súbditos intentó una rebelión. De los tres dioses soberanos que controlan el mundo, él es el único que nunca ha de temer la insubordinación o la desobediencia y cuya autoridad se reconoce universalmente.
Los romanos pusieron a Plutón no sólo entre los doce grandes dioses sino también entre los ocho dioses elegidos, que eran los únicos que estaba permitido representar en oro, en plata y en marfil.
En Roma había unos sacerdotes victimarios consagrados únicamente a Plutón. Sólo se le sacrificaban, como al Hades griego, víctimas de color oscuro y siempre en número par, mientras a otros dioses se les sacrificaban en número impar. Los sacrificios se reducían completamente a cenizas y el sacerdote no reservaba nada, ni para el pueblo ni para él. Antes de las inmolaciones, se cavaba un hoyo para recoger la sangre y se vertía el vino de las libaciones. Durante los sacrificios, los sacerdotes mantenían la cabeza descubierta y se recomendaba silencio absoluto a los ayudantes, más por respeto que por temor al dios.
En Sicilia, los siracusanos le sacrificaban cada año dos toros negros cerca de la fuente de Ciane, donde la tradición situaba el rapto de Proserpina. En Roma, el 20 de junio, día de su fiesta, sólo abría el templo de Plutón. Se le sacrificaban animales de pelaje oscuro (ovejas o cerdos) y se dedicaba a su ira inflexible todos los condenados a muerte.
De todos los dioses, Plutón era el más despiadado y temido por los hombres, quienes lo califican de adamastos (‘inflexible’) o stygeros (‘terrible’). Se le temía por su fealdad y la dureza de sus rasgos.
Se le consideró más tarde como dios benefactor, dispensador de riquezas. Según Pausanias, Epiménides había hecho colocar su estatua en los templos de las Euménides y, contra la costumbre habitual, se le presentaba con una forma y actitud agradables.
A menudo se le representa con un casco de piel de perro regalado por los Cíclopes que le hace invisible y que nunca se quitaba. También se le solía representar con un cetro.
El atributo que suele aparecer ante él es el ciprés, cuyo follaje oscuro expresa melancolía y el dolor. Sus sacerdotes se hacían coronas y sembraban sus ropas en los sacrificios.
Se suele representar a Plutón con una espesa barba y un aire severo. A menudo lleva su casco, regalo de los Cíclopes y que tenía el poder de volverlo invisible. A veces, ciñe su frente con una corona de ébano, culantrillo o narciso. Cuando se sienta sobre su trono de ébano o azufre lleva en su mano derecha un cetro negro, una horca o una pica. A veces tiene llaves en sus manos, para indicar que las puertas de la vida se cierran para siempre para los que llegan en su reino.
Se le representa también en su carro tirado por cuatro caballos negros.

Proserpina (del latín proserpere, ‘emerger’) es una antigua diosa cuya historia es la base de un mito de la primavera. Es la equivalente en la mitología romana a la diosa griega Perséfone. Proserpina fue subsumida por el culto de Libera, una antigua diosa de la fertilidad, esposa de Liber. Es una deidad de vida, muerte y resurrección.
Proserpina era la hija de Ceres y Júpiter, y se le describía como una joven sumamente encantadora.
Venus, para dar amor a Plutón, envió a su hijo Amor (también conocido como Cupido) para que acertase a Plutón con una de sus flechas. Proserpina estaba en Sicilia, en el lago Pergusa (cerca de Enna), donde se bañaba, jugaba con algunas ninfas y recogía flores. Entonces Plutón surgió del cercano volcán Etna con cuatro caballos negros y la raptó para casarse con ella y vivir juntos en el Hades, el inframundo grecorromano, del que era gobernante. Plutón era también su tío, pues Júpiter y Ceres eran sus hermanos. Así pues, Proserpina es la Reina del Inframundo.
Su madre Ceres, diosa de los cereales o la Tierra, marchó a buscarla en vano por todos los rincones del mundo, pero no logró hallar más que un pequeño cinturón que flotaba en un pequeño lago (hecho con las lágrimas de las ninfas). En su desesperación Ceres detuvo enfurecida el crecimiento de frutas y verduras,y se arrancó los vestidos y se arañó la cara, cayendo así una maldición sobre Sicilia. Ceres rehusó volver al Olimpo y empezó a vagar por la tierra, convirtiéndose en desierto lo que pisaba. Perdió su hoz en la ciudad de Trápani.
Preocupado, Júpiter envió a Mercurio para que ordenar a Plutón que liberase a Proserpina. Éste obedeció, pero antes de dejarla ir le hizo comer seis semillas de granada (un símbolo de fidelidad en el matrimonio), de forma que tuviese que vivir seis meses al año con él, pudiendo permanecer el resto con su madre. Ésta es pues la razón de la primavera: cuando Proserpina vuelve con su madre, Ceres decora la tierra con flores de bienvenida, pero cuando en el otoño vuelve al Hades, la naturaleza pierde sus colores.
En otra versión de la historia, Proserpina comía sólo cuatro semillas de granada durante su rapto, y lo hacía por propia voluntad. Cuando Júpiter le ordenaba regresar, Plutón hacía un trato con él, diciendo que como Proserpina había robado sus semillas de granada, debía permanecer cuatro meses con él cada año en compensación. Por esta razón, en primavera cuando Ceres recibía a su hija, las cosechas brotaban y en verano florecían. En el otoño Ceres cambiaba las hojas a tonos de marrón y naranja (sus colores favoritos) como regalo para Proserpina antes de que volviese al inframundo. Durante la época en la que ésta vivía con Plutón, el mundo pasaba el invierno, una época en la que tierra era estéril.
El mito de Proserpina, descrito principalmente por el romano Claudiano (siglo IV) está estrechamente relacionado con el de Orfeo y Eurídice: es Proserpina, como Reina del Hades, quien permite a Orfeo entrar y llevar de vuelta a la vida a su esposa Eurídice, muerta por una mordedura de serpiente. Proserpina tocaba su cítara para aplacar a Cerbero, pero Orfeo no respetaba su orden de nunca mirar atrás y perdía así a Eurídice.

Viene del Acto III

Acto IV
La Clemencia de los Infiernos

Proserpina pide a Plutón que tenga piedad por Orfeo y Euridice y que rompa las reglas de su Reino, Plutón accede pero con la condición de que mientras se encuentren en el Infierno Orfeo no puede mirar a Euridice, ¿podrá Orfeo superar la prueba?.


PROSERPINA PROSERPINA
Signor, quell' infelice,
che per queste di morte
ampie campagne
va chiamand' Euridice,
ch' udit' hai tù pur dianzi
così soavemente lamentarsi,
moss' ho tanta pietà dentr' al mio
core ch' io torno un' altra volta
à porger prieghi
perch' il tuo Nume
al suo pregar si pieghi.
Deh, se da queste luci
amorosa dolcezza unqua trahesti
se ti piacque il seren
di questa fronte
che tù chiami tuo Cielo,
onde mi giuri,
di non invidiar
sua sorte à Giove,
pregoti, per quel foco,
con cui già
la grand' alma Amor t' accese,
d' Orfeo dolente
il lagrimar consola
e fà che la sua Donna
in vita torni
al bel seren dei sospirati giorni
Señor, este desgraciado,
que va clamando
el nombre de Eurídice
a través de estos campos
de la muerte y cuyas dulces
lamentaciones acabas de oír,
me llena el corazón de tanta
compasión que todavía,
una vez más,
vengo a implorarte
que escuches sus plegarias.
Por favor, si alguna vez estos ojos
te han concedido
la dulzura del amor,
si alguna vez te ha agradado la
pureza de esta frente que tu llamas
tu cielo y sobre la que
me has jurado que no envidias
la suerte de Júpiter,
yo te imploro, por este amor,
cuyo ardor inflama tu alma generosa,
que hagas que Eurídice vuelva
a gozar de los días,
que vuelva a pasearse por
las fiestas y los campos,
y consuele los llantos
del desgraciado Orfeo.
PLUTONE PLUTON
Benché severo ed immutabil fato
contrasti, amata sposa
à i tuoi desiri,
pur nulla homai si nieghi
a tal beltà congiunta
a tanti preghi.
La sua cara Euridice
contra l' ordin fatale
Orfeo ricovri.
Ma pria che tragga il piè
da questi abissi non mai valga
ver lei gli avidi lumi,
che di perdita eterna
gli fia certa cagione
un solo sguardo.
Io così stabilisco.
Hor nel mio Regno
fate ò ministri il mio voler palese,
sì che l' intenda Orfeo
e l' intenda Euridice
e di cangiarlo hor
più tentar non lice.
Aunque una suerte severa e
inmutable se opone, esposa,
a tus deseos,
que nada le sea negado
a tanta belleza aliada
con tantas plegarias.
A pesar del fatal decreto,
Orfeo volverá a encontrar
a su querida Eurídice.
Pero en tanto que sus pies no hayan
cesado de pisar estos abismos,
no deberá dirigir hacia ella
sus ojos impacientes,
pues una sola mirada
le condenaría
a perderla para siempre.
Así lo decido.
En mi reino, heraldos y ministros,
pregonad mi orden,
para que Orfeo la oiga
y Eurídice la oiga
y que nadie espere cambiarla.
SPIRITO INFERNAL ESPIRITU INFERNAL
O, de gli habitator
de l'ombre eterne possente Re
legge ne fia tuo cenno,
che ricercar
altre cagioni interne
di tuo voler
nostri pensier non denno.
Oh, poderoso rey de los habitantes
de las sombras eternas,
que tu orden sea una ley
para nosotros,
pues buscar otras razones secretas
a tu voluntad, no es digno
de nuestros pensamientos.
PLUTONE PLUTON
Trarrà di quest' orribili caverne
sua sposa Orfeo, s' adoprerà
suo senno sì che nol vinca giovanil
desio, ne i gravi imperi
suoi sparga d' oblio.
Llevará Orfeo a su esposa
lejos de estas horribles cavernas,
¿su razón se impondrá
al juvenil ardor del deseo,
y no olvidará el mandato?
PROSERPINA PROSERPINA
Quali grazie ti rendo
or che sì nobil dono
concedi a' prieghi miei
Signor cortese ?
Sia benedetto il dì che
pria ti piacqui,
benedetta la preda
e'l dolce inganno,
poiché per mia ventura
Feci acquisto di te
perdendo il Sole.
¡Te doy mil gracias
por el noble don
de haber ejecutado mis deseos,
amable señor!
¡Bendito sea
el día que te conocí!
¡Bendito sea el rapto
y el pequeño engaño pues,
para mi felicidad,
te gané
perdiendo el sol!
PLUTONE PLUTON
Tue soavi parole
d' amor l' antica piaga
rinfrescan nel mio core;
così l' alma tua non sia più vaga
di celeste diletto,
si ch' abbandoni
il marital tuo letto.
Tus suaves palabras
reviven en mi corazón
el viejo placer del amor;
que tu alma no aspire más que
a los placeres celestes
para los que abandonarás
el lecho conyugal.
SPIRITI INFERNALI ESPIRITUS INFERNALES
Pietate, oggi, e Amore
trionfan ne l' Inferno.
Ecco il gentil cantore,
che sua sposa conduce
al Ciel superno.
La piedad y el amor
han triunfado hoy en los infiernos.
Aquí está el noble cantor
que conduce a su esposa
hacia los espacios superiores.

La música retoma la luz de la Alegría, como una especie de marcha triunfal canta Orfeo su victoria, pero se cola la duda en su corazón, ¿Y si el Infierno no cumple la palabra? , la duda lo tortura y no resiste volverse para ver a su Euridice, rompiendo la regla de Plutón, Euridice vuelve a los infiernos, Orfeo ha fracasado.

ORFEO ORFEO
Qual honor di te fia degno,
mia cetra onnipotente,
s' hai nel Tartareo regno
piegar potuto
ogn' indurata mente ?

Luogo avrai fra le più belle
immagini celesti
ond' al tuo suon le stelle
danzeranno in giri
or tardi or presti.

Io per te felice à pieno
vedrò l' amato volto,
e nel candido seno
de la mia Donna
oggi sarò raccolto.
Ma mentre io canto ohimé
chi m' assicura
ch'ella mi segua?
Ohimé chi mi nasconde
de le amate pupille il dolce lume ?
Forse d' invidia punte
le deità d' Averno.
Perch' io non sia
quaggiù felice à pieno
mi tolgono il mirarvi
luci beate e liete,
che sol col guardo
altrui bear potete ?
Ma che temi, mio core ?
Ciò che vieta Pluton
comanda Amore.
A Nume più possente,
che vince uomini e Dei,
ben ubbidir devrei.

(Quì si fa strepito
dietro alla Scena)


Ma che odo ohimé lasso ?
S'arman forse a' miei danni
con tal furor le furie innamorate
per rapirmi il mio ben,
ed io consento ?
O dolcissimi lumi, io pur vi veggio,
io pur: ma qual Eclissi ohimè,
v'oscura ?

¿Qué honor es digno de ti,
mi toda poderosa lira,
tú que, en el reino del Tártaro,
has podido enternecer
todos los corazones de piedra?

Tendrás un lugar entre
las más bellas imágenes celestes
y a tus acordes las estrellas
danzarán en torno tuyo
con ritmos suaves y lentos.

Yo, rebosante de felicidad,
gracias a ti,
veré el rostro amado,
y sobre el regazo puro de mi esposa,
reposaré hoy.
Pero mientras canto, ay,
¿quien me asegura
que ella me sigue?
Ay, ¿qué me oculta
la dulce luz de sus ojos queridos?
¿Quizás, picados por la envidia,
las divinidades del Averno.
Para que yo no sea
plenamente feliz aquí abajo,
me privan de vuestros ojos,
bienaventurados, alegres luces,
que con una sola mirada
pueden colmar de felicidad?
Pero ¿qué temes, corazón mío?
Es que lo ha prohibido Plutón,
a ruego del Amor.
A una divinidad tan poderosa,
que vence a hombres y dioses,
yo debo obedecer.

(Se oye un estrépito
fuera de escena)


Pero ¿qué oigo, ay?
Serán las furias locas del amor
que se arman contra mí de rabia
para quitarme mi bien?
¿Lo consentiré?
Oh dulces luces, yo os veo,
pero ¿que eclipse, ay,
os oscurece?
UNO SPIRITU UN ESPÍRITU
Rott' hai la legge,
e se' di grazia indegno.
Has incumplido la ley
y no eres digno de gracia.
EURIDICE EURIDICE
Ahi, vista troppo dolce
e troppo amara;
Così per troppo amor
dunque mi perdi ?
Et io misera perdo
il poter più godere
e di luce e di vita,
e perdo insieme
tè d' ogni ben mio
più caro,
ò mio consorte.
Ay, qué visión tan dulce
y tan amarga;
¿me has perdido
por exceso de amor?
Y yo, desgraciada, pierdo
la capacidad de gozar
de la luz y de la vida,
y al mismo tiempo
te pierdo también a ti, a ti,
mi bien más querido
y mi esposo.
SPIRITO INFERNAL ESPIRITU INFERNAL
Torna a l' ombre di morte
infelice Euridice,
nè più sperar
di riveder il Sole
ch' homai fa sordo
a' prieghi tuoi l' Infern
Vuelve a las sombras de la muerte,
desgraciada Eurídice,
no esperes volver a ver los astros,
pues en lo sucesivo
el infierno será
sordo a tus plegarias.
ORFEO ORFEO
Dove ten vai, mia vita?
Ecco i' ti seguo.
Ma chi me 'l niega, ohimè:
sogno o vaneggio?
Qual poter,
qual furor da questi orrori,
da questi amati orrori
mal mio grado mi tragge,
e mi conduce a l' odiosa luce?
¿Te vas, vida mía?
Yo estoy aquí y te sigo,
pero, ¿qué me lo impide, ay?
¿Es un sueño o un espejo?
¿Qué fuerza oculta
me arrastra a la fuerza
lejos de estos horrores,
de estos horrores queridos.
Y me conduce hacia la luz odiada?
SPIRITI INFERNALI ESPIRITUS INFERNALES
E' la virtute un raggio
di celeste bellezza,
fregio dell' alma
ond' ella sol s'apprezza:
Questa di Tempo oltraggio
non teme, anzi maggiore
l'adombra sol d' affetto humano,
Orfeo vinse l'Inferno
e vinto poi fù
da gli affetti suoi.
Degno d' eterna gloria
fia sol colui ch' avrà
di sè vittoria.
La virtud es un rayo
de la belleza celeste,
la cualidad suprema del alma
a la que da sólo su precio.
No teme el ultraje del tiempo;
al contrario, los años resaltan
su esplendor en el hombre.
Orfeo venció al infierno
y fue vencido por su pasión.
Sólo será digno
de una gloria eterna
aquel que consiga la victoria
sobre sí mismo.

Fin del Cuarto Acto
Esta Historia Continua en el Acto V

Los Intérpretes

Euridice: Arianna Savall
Arianna Savall (Basilea, Suiza, 1972) es arpista y cantante soprano, sobre todo de música antigua.
Sus padres, Montserrat Figueras y Jordi Savall, así como su hermano, Ferran Savall, también son músicos.
En 1991, Arianna se inicia en el estudio del arpa clásica (con Magdalena Barrera) y del canto (con María Dolores Aldea) en el conservatorio de Tarrasa, donde obtendrá en 1996 el diploma de arpa y en el 2000 el de canto.
En 1992, comienza a estudiar interpretación histórica con Rolf Lislevand en el Conservatorio de Tolosa. Sigue numerosos cursos teniendo como maestros a Andrew Lawrence-King y a Hopkinson Smith además de a sus mismos padres.
En 1996, sigue un seminario de canto, dirigido por Kurt Widmer, en la Schola Cantorum Basiliensis. Paralelamente, se especializa en arpas históricas con Heidrun Rosenzweig.
Su estreno con una ópera barroca tiene lugar en el año 2000, en el Theater Basel. Canta en "Opera seria", de Florian Leopold Gassman, dirigida por Carlos Harmuch.
Participa en numerosas grabaciones de Alia Vox, el sello discográfico de Jordi Savall, sea como cantante o como arpista.
Más Información: www.alia-vox.com

Proserpina. Adriana Fernandez
Nacida en Buenos Aires, Adriana Fernández se consagra al canto desde su niñez, como solista del coro de niños del Teatro Colón, presentándose con la Orquesta Filarmónica y Estable de Buenos Aires (“Sueño de una noche de Verano” de Meldelssohn, “Vísperas Solemnes de un Confesor” de Mozart, en el rol del niño de la ópera “El niño y los Sortilegios” de Ravel bajo la dirección de Peter Maag y la ópera “Tanhausser” de Wagner).
Terminados sus estudios obteniendo su diploma de profesor de canto en el Conservatorio Nacional de Música de Buenos Aires, se perfecciona con Ernst Haefliger, Aldo Baldin, Philippe Huttenlocher, Heather Harper y con Helmuth Rilling en el marco de la Academia Internacional Bach en Buenos Aires.
Continúa su formación en Suiza con el tenor Eric Tappy, obteniendo un Primer Premio de Virtuosismo del Conservatorio de Ginebra.
Forma parte de la primera Academia de Verbier en 1994 ,donde trabaja el lied,la melodie y la ópera con Barbara Hendricks, Nicolai Gedda y Roger Vignoles.
Adriana Fernández ha sido frecuentemente invitada a interpretar como solista el siguiente repertorio : « Dido y Eneas» de Purcell, « La Pasión según San Mateo», « La Pasión según San Juan», « Magnificat », « La Misa en Si menor », «Oratorio de Pascua», « Oratorio de Navidad», « Cantatas para soprano solo » de J.S. Bach, , «El Mesías », « Dixit Dominus », « Oda a Santa Cecilia», « Israel en Egipto», « El Triunfo del Tiempo y el Desengaño» de Haendel, « Misa Nelson » de Haydn, « Misa en Do menor », « Misa de Coronación», « Requiem » de Mozart, « Salmo 42 » de Mendelssohn, «Stabat Mater » de Dvorak, « Stabat Mater », « Sept Réponds des Ténèbres » de Poulenc.
Desde 1990 es miembro del Ensemble Elyma dirigido por Gabriel Garrido especializándose en el repertorio italiano del siglo XVII.
Numerosos son sus conciertos y grabaciones del repertorio barroco y barroco latinoamericano en la serie “Los caminos del barroco”.
Entre sus grabaciones figuran “L’Orfeo”, ”Il ritorno d’Ulisse in Patria”, “L’Incoronazione di Poppea”, ”Il vespro de la Beata Vergine” de Monteverdi, “ La Dafne” de Gagliano, “La Púrpura de la Rosa”, de Torrejón y Velazco (Elyma), “Farnace” de Vivaldi (Le Concert des Nations) discos que recibieron elogiosas críticas y premios (Diapason d’Or, 10 du Répertoire, Choc de la Musique, Prix de l’Academia Cini, Grand Prix du Disque, Timbre de Platine de la Revue Opéra International)
Colabora frecuentemente con los conjuntos Hesperion XXI, Le Concert des Nations, y la Capella Reial de Catalunya, (Jordi Savall) y Le Parlement de Musique (Martin Gester) Ensemble 415 (Chiara Banchini) , Les Sacqueboutiers (Jean-Pierre Canihac) , L’Arpeggiata (Christina Pluhar), Al Ayre Español (Eduardo López Banzo), The Rare Fruits Council (Manfredo Kraemer).
Adriana Fernández, ha cantado en los festivales de Utrech,Resonanzen (Viena), Styriarte (Graz), Brugge, Ambronay, Beaune, Vieux Lyon, Noirlac, Bach en Combrailles, Saint Donath, Chaise-Dieu, Musica religiosa de Saint- Mâlo, Música Sacra ( Paris), Erice (Sicile), Fundación Gulbenkian (Lisboa), Cervantino, del Centro Histórico (México), Festivales Musicales de Buenos Aires.
Ha colaborado con las orquesta de la Suiza Francesa, Orquesta de Cámara de Ginebra,Orquesta de Cámara de Israel, Orquesta de Cámara de Lausanne, Orquesta de Aubergne, Orquesta Filarmónica de Buenos Aires, Orquesta Sinfónica de Buenos Aires ; en las siguientes salas : Konzerthaus de Viena,Concertgebouw ( Amsterdam); Victoria Hall ( Ginebra), Auditori y Palau de la Música (Barcelona),Teatro Colón (Buenos Aires), Suntory Hall (Tokio).
Ha cantado bajo la dirección de Kurt Masur, Armin Jordan, Peter Maag, John Nelson y Michel Corboz.
Ha grabado para las casas discográficas K617, AliaVox, Symphonia, Zig-zag Territoires, Pavane Records.
En julio 2003 ha sido invitada como profesora de canto en los Cursos Manuel de Falla del Festival de Granada y por el Festival de Ambronay para sus Jornadas de Formación y en febrero 2004 en el Curso de Música Antigua de Barbaste.
Mas Información: www.adrianafernandez.com

Plutón: Daniele Carnovich
Nacido en Padua (Italia), realizó los estudios musicales en el conservatorio de su ciudad, obteniendo el diploma de flauta travesera y se dedicó posteriormente al estudio de la composición y el canto materia en la que se especializa en el repertorio barroco.
Su actividad concertística comienza el año 1981, participando en los festivales más famosos de música antigua, tanto en Italia como en Europa, y más tarde también en Canadá, EEUU, México, Australia, Nueva Zelanda, Israel, Japón, Brasil, Colombia y Argentina, en colaboración, como solista, con los grupos vocales y instrumentales más famosos (The Consort of Musicke, Collegium Vocale Gent, Il Giardino Armonico, Ensemble Chiaroscuro, I Sonatori della Gioiosa Marca, Elyma Ensemble, Concerto Palatino, La Colombina, Ensemble Daedalus), bajo la dirección de importantes directores como Frans Brüggen, Philip Herrewegge, Paul Angerer, Nigel Rogers, Andew Parrot, Alan Curtis, René Clemencic, Diego Fasolis.
En el año 1986, comienza la colaboración con Jordi Savall y Hespèrion XX (hoy Hespèrion XXI). Un año más tarde se funda La Capella Reial de Catalunya, grupo en el que desde hace más de quince años es el bajo titular.
Como componente del grupo I Madrigalisti della RTSI en 1989 Daniele Carnovich empieza a colaborar con la radio de la Suiza Italiana, efectuando numerosos conciertos y grabaciones radiofónicas y televisivas.
Desde 1991 es miembro titular de La Venexiana (ex Concerto Italiano), grupo madrigalístico italiano cuyos discos han obtenido siempre premios internacionales muy importantes. El más prestigioso premio obtenido por el grupo ha sido el «Grammophone Award 2001», recibido en Londres por la grabación del «4° libro de madrigales» de Gesualdo da Venosa.
Considerado un verdadero especialista del repertorio madrigalístico, en mayo de 1993 debuta en la Opera en el Gran Teatre del LICEU de Barcelona con el papel de Caronte en «L’Orfeo» de C. Monteverdi, opera que también ha grabado para la BBC en Londres.
Además de las grabaciones radiofónicas para la RTB-BRT, RAI, Radio France Musique, R.T.S.I., BBC, etc,
Daniele Carnovich ha participado en más de ochenta grabaciones discográficas para Decca Record Company, Accent, Astrée, Glossa,Opus 111, Tactus, Stradivarius,Victoire Music,Arcana, Argo, K617, Fontalis, Alia Vox, Naxos, etc.
Daniele Carnovich, que actualmente reside en Fuenterrabía, se dedica también a la didáctica de la música dirigida a los niños. Ha impartido clases de Educación Musical durante casi veinte años, y en enero de 2001 ha publicado en Italia el texto «Do Re Mi», un curso completo en dos volúmenes de educación al sonido y a la música destinados a los jóvenes músicos. 
Más Información: Intonationes

Agradecimientos:
a OedipusColoneus por postear esta obra en Youtube
a Kareol y a José María Merino por la traducción del Libreto

Puedes conseguir el DVD con la obra en Amazón 
eldalai - se agradecen comentarios

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada