sábado, 13 de febrero de 2010

Claudio Monteverdi: L'Orfeo favola in musica - Prologo y Acto I

Podemos afirmar sin temor a equivocarnos que el nacimiento de la ópera surge a partir del espíritu de Orfeo. Es tal el poder de seducción de este personaje de la mitología que conquista también a los compositores y pronto se hace dueño de la escena operística: Orfeo se encuentra presente en el nacimiento de la ópera, cuando el género dramático, aún por desarrollar, es un hermoso canto con acompañamiento instrumental que pronto se transformará, gracias a la fuerza del mito y al talento de Monteverdi, en una nueva forma de arte que será el principio de una tradición de enorme impacto en la literatura musical.
Fernando Palacios

En Florencia en el año 1600 se celebra la boda entre María de Médicis y Enrique IV de Francia. A esta boda asisten Vincenzo Gonzaga, duque de Mantua y pariente de la esposa, y su corte. Allí asistieron a la representación de Euridice de Jacopo Peri. Supuestamente, entre los asistentes se encontraba Claudio Monteverdi, miembro de la corte de Gonzaga. Debido al éxito de la obra de Peri, Gonzaga pidió a Monteverdi componer una ópera basada en el mismo mito y siguiendo el estilo musical de la escuela florentina.

L'Orfeo, favola in musica es una de las primeras obras que se cataloga como ópera. Fue compuesta por Claudio Monteverdi sobre un poema de Alessandro Striggio para los carnavales en Mantua. Fue estrenada en la Accademia degl'Invaghiti en Mantua en febrero de 1607 y el 24 de febrero del mismo año en el Teatro de la corte de Mantua. Fue publicada en Venecia en 1609.

El Orfeo se destaca por su poder dramático y su animada orquestación. Monteverdi utilizó una plétora de instrumentos, poco usual para la época: violas, violines, flautas, oboes, cornos, trompetas, trombones, claves, arpas, dos órganos pequeños. El Orfeo es uno de los primeros ejemplos de la asignación específica de ciertos instrumentos a ciertas partes; a pesar de que los compositores de la Escuela de Venecia venían ejecutando esta práctica por casi dos décadas, con diferentes niveles de precisión, la instrumentación de esta obra es particularmente explícita. Monteverdi junta la monodia acompañada con coros, conjuntos vocales renacentistas y con una orquesta de cuarenta instrumentos. Por tanto, esta obra, comparada con las de Peri y Caccini, que habían sido los pioneros de la Camerata fiorentina, es mucho más destacable tanto por su variedad como por su continuidad y por su interés musical. Para Peri y para Caccini, la ópera era, ante todo, literatura, por lo que la instrumentación no era tan importante.

Las óperas de Monteverdi se han catalogado como barrocas tempranas, o pre-barrocas. Para el momento, la música del norte de Italia transitaba entre el estilo renacentista tardío y el barroco temprano, y los compositores vanguardistas como Monteverdi, combinaban las tendencias estilísticas que se utilizaban en los círculos musicales más importantes como Florencia, Venecia o Ferrara.

Puede considerarse como una obra maestra de la historia de la música, porque consolida la ópera, que se desarrollaría mucho más durante el Barroco. Actualmente es una de las óperas más antiguas que se representan.

L'Orfeo Favola in Musica
Prólogo
Viajemos al mundo mitológico de la Antigua Grecia, Tambores y Trompetas nos llaman a ello y captan nuestra atención, luego un una dulce melodía que retornará como un estribillo ( ritornello ) sirve de introducción para que "La Música" personificada haga su presencia cantando el prologo.



La Musica La Música
Dal mio Permesso amato
a voi ne vegno, incliti eroi,
sangue gentil di regi,
di cui narra la fama
eccelsi pregi, né giugne al ver
perch'è troppo alto il segno.

Io la Musica son,
ch'a i dolci accenti
so far tranquillo
ogni turbato core,
ed or di nobil ira,
ed or d'amore
posso infiammar le più gelate menti.

Io su cetera d'or
cantando soglio
mortal orecchio
lusingar talora,
e in guisa tal de l'armonia sonora
de le rote del ciel
più l'alme invoglio.

Quinci a dirvi d'Orfeo
desio mi sprona,
d'Orfeo che trasse al suo cantar le fere,
e servo fe' l'inferno a sue preghiere,
gloria immortal di Pindo e d'Elicona.

Or mentre i canti alterno,
or lieti, or mesti,
non si mova augellin
fra queste piante,
né s'oda in queste
rive onda sonante,
ed ogni auretta in
suo camin s'arresti.
Desde mi Parnaso amado
vengo a vosotros, ilustres héroes,
famosos descendientes de reyes,
de los que la fama relata
imperfectamente sus méritos,
pues son sublimes.

Soy yo, la música,
quien con sus dulces acentos
sabe apaciguar
los corazones alterados
y que puede inflamar
de cólera o de amor
los espíritus más fríos.

Cantando a los sones
de mi cítara de oro,
acostumbro a alegrar
los oídos de los mortales e incito
al alma a desear
más ardientemente
entender las armonías
de la lira celeste.

Por lo tanto el deseo
me incita a contarles de Orfeo,
la gloria inmortal del Pindo y Helicon,
Orfeo, que encantó
a las fieras por su canto,
y que el Hades sometió
por sus súplicas.

Cuando hago alternar los cánticos
alegres o tristes,
ningún pájaro
se mueve en las ramas,
ninguna onda murmura
sobre las orillas
y la brisa suspende su camino.

Acto I
El Casamiento de Orfeo y Euridice
Un Pastor comenta con alegría el encuentro del amor entre Orfeo y Euridice, los pastores y las ninfas (coro) invocan a Himeneo para que bendiga la unión, una Ninfa invoca a las Musas para que con sus artes derramen sus bendiciones. el coro invoca a todas las fuerzas de la naturaleza a participar de las unión entre los amantes.


PASTORE PASTOR
In questo lieto e fortunato giorno
ch' hà posto fine
a gli amorosi affanni
del nostro Semideo,
cantiam, pastori,
in sì soavi accenti
che sian degni d' Orfeo
nostri concenti.
Oggi fatt' è pietosa
l' alma già sì sdegnosa
de la bella Euridice.
Oggi fatt' è felice Orfeo
nel sen di lei, per cui già tanto
per queste selve
ha sospirato, e pianto.
Dunque,
in sì lieto e fortunato giorno ...

En este día feliz y afortunado
que ha puesto fin
a los tormentos amorosos
de nuestro semi dios,
cantemos, pastores,
con acentos tan suaves
que nuestro concierto
sea digno de Orfeo.
Hoy ha compartido el alma
que antes le era tan altiva
de la bella Eurídice.
Hoy Orfeo ha conocido la felicidad
sobre el pecho de aquella
por la que él tanto ha suspirado
y gemido en estos bosques.
Por consiguiente,
en este día feliz y afortunado...
CHORO NINFE, PASTORI NINFAS, PASTORES
IVieni, Imeneo, deh vieni
e la tua face ardente
sia quasi un Sol nascente
ch' apporti à questi amanti
i dì sereni
e lunge homai disgombre
de gli affanni e del duol
le nebbie e l'ombre.
Ven, Himeneo, ven, de gracia,
y que tu rostro radiante
sea como un sol naciente,
aporte a estos amantes dí
as serenos,
y que se alejen para siempre
los horrores y las sombras
del dolor y de los tormentos.
NINFA NINFA
Muse honor di Parnaso,
amor del cielo,
gentil conforto
a sconsolato core,
vostre cetre sonore
squarcino d' ogni nube
il fosco velo;
e mentre oggi propizio
al vostro Orfeo
invochiam Imeneo
sù ben teamprate corde.
Co' l vostro suon,
nostra armonia s' accorde.
Musas, honor del Parnaso,
amor del cielo,
amable confortamientos
de los corazones desolados
que los acordes de vuestras liras
desgarren el velo negro
de las nubes,
y mientras nosotros invocamos hoy
a Himeneo pidiéndole
que sea propicio a nuestro Orfeo.
Con instrumentos bien afinados,
que vuestro canto
se una al nuestro.
CHORO NINFE, PASTORI NINFAS, PASTORES
Lasciate i monti, lasciate i fonti,
ninfe vezzose e liete,
e in questi prati
a i balli usati
leggiadro il piè rendete.
Qui miri il sole
vostre carole
più vaghe assai di quelle,
ond' a la Luna,
a l' aria bruna,
danzan in ciel le stelle.
Poi di bei fiori, per voi s' onori,
di questi amanti il crine,
ch' or dei martiri
de i lor desiri
godon beati al fine.
Dejad los montes, dejad los arroyos,
ninfas encantadoras y divertidas,
y pisad con vuestros bonitos pies
estos prados
acostumbrados a los danzantes.
Que el sol contemple aquí
vuestras evoluciones
mucho más bellas que aquellas que,
en las oscuridad de la noche,
las estrellas hacen
alrededor de la luna.
Sí, bellas flores, para honraros,
adornad la cabellera
de estos amantes que,
terminados sus tormento
por fin disfrutan de su felicidad.

Un pastor pide a Orfeo que cante palabras contando su gozo del momento, "Rosa del Cielo" entona Orfeo y pregunta si el cielo ha visto algún amanta más feliz que él. Euridice se une después expresando su amor y alegría. El coro de Ninfas y pastores retoman el coro y la danza "Laciati i monti" Orfeo y Euridice se retiran, tal vez para entregarse al poder de Himeneo.

PASTORE PASTOR
Ma tu, gentil cantor,
s'à'tuoi lamenti
già festi lagrimar
queste campagne,
perch' hora al suon
de la famosa cetra
non fai teco gioir
le valli e i poggi?
Sia testimon del core
qualche lieta canzon
che detti amore.
Pero tú, noble cantor,
si tus lamentos
han hecho ya llorar
a estos campos,
¿por qué no puedes gozar
el presente al son
de tu ilustre lira,
los valles y las colinas?
Que un canto alegre,
inspirado en el amor,
sea el testigo de tu felicidad
ORFEO ORFEO
Rosa del ciel, vita del giorno,
e degna prole di lui
he l' Universo affrena,
sol, che'l tutto circondi
e 'l tutto miri,
da gli stellati giri,
dimmi:
vedesti mai di me più lieto
e fortunato amante ?
Fu ben felice il giorno,
mio ben, che pria ti vidi,
e più felice l' hora
che per te sospirai,
poich' al mio sospirar
tù sospirasti.
Felicissimo il punto
che la candida mano
pegno di pura fede à me porgesti.
Se tanti cori avessi
quant' occh' il ciel sereno
e quante chiome sogliono i
colli haver
l'Aprile e 'l Maggio,
colmi si farien tutti
e traboccanti di quel piacere
ch'oggi mi fà contento.
Rosa del cielo, día del mundo y
digno descendiente
de aquel que rige el universo,
sol, tú, que todo lo rodeas y
que todo lo ves, dime:
¿has visto alguna vez,
en tu carrera entre las estrellas,
un amante más alegre y feliz que yo?
Fue muy feliz, el día, amor mío,
en que te vi por primera vez,
y más feliz la hora
en la que suspiraba por ti,
porque tus suspiros
respondieron a los míos.
Fue muy feliz el momento
en que tú me tendiste
tu blanca mano
como prenda de la pureza de tu fe.
Si hubiese tenido tantos corazones
como ojos tiene el cielo eterno y
vegetación esas amables colinas
en el verde mes de mayo,
todos hubieran sido colmados y
desbordados por el placer
que me proporcionó, ese día,
la felicidad.
EURIDICE EURIDICE
Io non dirò qual sia nel tuo gioire,
Orfeo, la gioia mia,
che non hò meco il core,
ma teco stassi
in compagnia d' Amore.
Chiedilo dunque a lui s'
intender brami quanto lieta
i gioisca,
e quanto t' ami.
Yo no sabría decir
cuánta alegría,
Orfeo, me has proporcionado,
pues mi corazón no está conmigo,
sino contigo,
en compañía del amor.
Pregúntale, pues,
si quieres saber lo feliz que es y
cuánto te ama.
CHORO NINFE, PASTORI NINFAS, PASTORES
Lasciate i monti, lasciate i fonti,
ninfe vezzose e liete,
e in questi prati
a i balli usati
etc..
Dejad los montes, dejad los arroyos,
ninfas encantadoras y divertidas,
y pisad con vuestros bonitos pies
estos prados
acostumbrados a los danzantes.
etc..

El final del primer acto es una reflexión sobre los avatares de la vida, los pastores y ninfas agradecen y rezan para que la felicidad de Orfeo sea duradera. Los pastores dicen "Que nadie se abandone a la tristeza pues luego de las tormenta aparece un sol mas claro"

PASTORE PASTOR
Ma s' il nostro gioir
dal ciel deriva,
come dal ciel ciò
che quà giù s' incontra,
giust' è ben che divoti
gl' offriam
incensi e voti.
Dunque al tempio ciascun
rivolga i passi
a pregar lui ne
la cui destra
è il mondo,
che lungamente
il nostro ben conservi.
Pero si nuestra felicidad
viene del cielo,
como viene del cielo
cuanto nos acontece,
es lógico que nosotros
le ofrezcamos con devoción,
incienso y votos.
Que cada uno dirija, pues,
sus pasos hacia el templo,
para rezar a aquel que
tiene en las manos,
el destino del mundo,
para que nos conserve nuestra
felicidad durante mucho tiempo
PASTORI PASTORES
Alcun non sia che disperato
in preda si doni al duol,
benché talhor n' assaglia
possente sì che
la nostra vita inforsa.
Que ninguno se abandone,
por desesperación,
a la tristeza que
a veces nos asalta
y puede amargar nuestra vida.
NINFE, PASTORI NIFAS, PASTORES
Che poi che nembo rio
gravido il seno
d' atra tempesta inorridito
hà il mondo,
dispiega il sol più chiaro
i rai lucenti.
Pues una vez que las negras nubes,
llevando en su seno
una terrible tempestad,
han conmovido al mundo,
el sol más claro
lanza sus rayos luminosos.
PASTORI PASTORES
E dopo l' aspro gel
del verno ignudo
veste di fior la primavera
i campi.
Y después del áspero frío
del invierno desnudo
la primavera vuelve a vestir
de flores el campo
NINFE, PASTORI NIFAS, PASTORES
Orfeo di cui pur dianzi furon cibo
i sospir bevanda il pianto,
oggi felice è tanto
che nulla è più che
da bramar gli avanzi.
Ved a Orfeo, para quien
los suspiros eran la comida
y las lágrimas la bebida,
hoy es tan feliz
que no desea nada más.

Fin del Primer Acto
Esta historia continua en el Acto II
Los Intérpretes:
El Director: Jordi Savall
Jordi Savall empezó a estudiar música a los seis años en Igualada. En 1965 acabó sus estudios superiores de música y violoncelo en el Conservatorio de Barcelona.
En 1968 se trasladó a Suiza para ampliar su formación en la Schola Cantorum Basiliensis, reivindicando un instrumento antiguo casi olvidado, la viola de gamba, y defendiendo la importancia de la música antigua de la península Ibérica. En este centro fue discípulo del maestro August Wenzinger, a quien sucedió en 1973.
En 1970 empezó una exitosa carrera como intérprete de viola de gamba, de la que es considerado por la crítica uno de los más grandes intérpretes.
Entre 1974 y 1989 fundó tres conjuntos, Hespèrion XX (1974, ahora Hespèrion XXI), La Capella Reial de Catalunya (1987) y Le Concert des Nations (1989), con repertorios que van desde la Edad Media al siglo XIX, pero que siempre son interpretados con el máximo rigor histórico.
Ha dirigido orquestas de prestigio como la Orquesta Sinfónica de la Fundación Calouste Gulbenkian, la Orquesta Camerata de Salzburgo, la Wiener Kammerorchester y la Philarmonia Baroque Orchestra de San Francisco.
Durante más de 25 años de reivindicación de la música antigua, Jordi Savall ha recibido numerosas distinciones: En 1988 fue nombrado «Officier de l'Ordre des Artes et des Lettres» por el Ministerio de Cultura de Francia. En 1990 recibió la Creu de Sant Jordi de la Generalidad de Cataluña. En 1998, el Ministerio de Cultura de España le otorgó la Medalla de Oro de las Bellas Artes, y desde 1999 es Miembro de Honor de la Konzerthaus de Viena. También ha recibido el Premio de Honor de la Fundación Jaume I, y ha sido investido Doctor Honoris Causa por la Université Catholique de Louvain (Bélgica).
Su discografía supera el centenar de grabaciones en diferentes sellos, por los cuales ha recibido más de cincuenta premios internacionales. Desde 1998 edita sus discos con su sello propio, ALIA VOX.[1]
Su trabajo también incluye la música para películas, ganando un César (mejor música) en 1992 con la banda sonora de Tous les matins du monde, y resultando nominado en los mismos premios en 1998 por la partitura de Marquise.
* 1991 - Tous les matins du monde, de Alain Corneau.
* 1993 - El Pajaro de la felicidad, de Pilar Miró.
* 1993 - Jeanne la Pucelle I: Les batailles, de Jacques Rivette.
* 1994 - Jeanne la Pucelle II: Les prisons, de Jacques Rivette.
* 1997 - Hosszú alkony, de Attila Janisch.
* 1997 - Marquise, de Vera Belmont.
* 1997 - Secret defense, de Jacques Rivette.

La Música: Monserrat Figueras
Nació el 7 de marzo de 1948 en Barcelona, en el seno de una familia de melómanos; su padre, además, tocaba el violoncello.
Siendo aún muy joven, Montserrat comenzó a estudiar canto y teatro. Se unió después al grupo de música antigua Ars Musicae de Barcelona, donde cantaría las obras de los grandes polifonistas españoles del siglo XVI . En esa misma agrupación, conocería a Jordi Savall, con quien se casaría en 1968 y con quien tendría dos hijos: Arianna y Ferran Savall, que son también músicos cantantes e instrumentistas. Arianna Savall es sobre todo arpista.
En 1968, la pareja formada por Montserrat Figueras y Jordi Savall se dirige a Basilea, en Suiza, para estudiar en la Schola Cantorum Basiliensis y en la Musik Akademie, y permanecerá en ese país hasta 1986.
Además de seguir los estudios generales de canto con Kurt Widmer y más tarde con Eva Krasznai, Montserrat desarrolla un gusto por la música antigua.
En 1974, la pareja funda en compañía de Lorenzo Alpert (instrumentos de viento y percusión) y Hopkinson Smith (instrumentos de cuerda pulsada) el grupo Hespèrion XX, que se consagrará a la interpretación y a la revalorización del repertorio musical hispánico y europeo anterior al 1800.
En 1987, Figueras contribuye con su marido a la fundación del coro La Capella Reial de Catalunya. La pareja ha fundado también la orquesta Le Concert des Nations.
Al comenzar el nuevo siglo, la agrupación Hespèrion XX tomará el nombre de Hespèrion XXI.
Montserrat Figueras ha recibido, entre otros premios, el Grand Prix de la Nouvelle Académie du Disque y el Grand Prix de l'Académie Charles Cros. Es caballero (en este caso, dama) de la Orden de las Artes y las Letras desde el año 2003.

Agradecimientos:
a OedipusColoneus por postear esta obra en Youtube
a Kareol y a José María Merino por la traducción del Libreto

Puedes conseguir el DVD con la obra en Amazón 
eldalai - se agradecen comentarios

1 comentario:

  1. Extraordinario!
    ES Mayo y el canto de Orfeo se respira por los prados llenos de flores.
    Gracias y felicidades por este Blog. Aprecio la traducción al Español de esta obra. Desde mi pueblo en San Francisco Tepojaco los saludo con aprecio.

    ResponderEliminar